Twitter
Enviar respuesta 
Momone os presenta... "U" (historia capitular 100% original)
Autor Mensaje
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 4.262
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #16
retomemos
Cita:El combate entre "U" y Wut finalmente se resolvió a favor del esclavo de Guinerva, para escarnio y enojo de la Virreina de Ebeq. Ni que decir tiene que la soberana del reino no tiene ganas de seguir viendo a Guinerva y su esclavo...

CAPÍTULO 15: BIEN, UNA NUEVA COMPAÑERA.

Escoltadas desde el Auditórium hasta el puerto, Guinerva, Kumeri, y el resto de la tripulación del "Doble Grito" permanecían en silencio desde que saliesen de ese lugar. Ninguna respondió a provocación alguna que las pertenecientes a la guardia de la Virreina pudieran decir, por que ninguna dijo nada, salvo limitarse a escoltarlas. A fin de cuentas, todas ellas vieron el combate y conocen que fue justa victoria del "jilguero" de Jegii.

Al llegar al barco, la formación de las damas que conformaban la guardia de la Virreina se rompía dejando a solas a la Capitana, las dos que conforman la tripulación, Guinerva, Kumeri y "U", el cual ha dejado de sangrar por la nariz, pero su rostro aun refleja lo que ha tenido que padecer en el combate.

-Marchaos, o no tendremos piedad de vosotras y vuestros "jilgueros" si volvéis por aquí.

-Descuidad, solo estábamos aquí de paso, nada mas. Ehoac, coloca a tu esclavo en la bodega, ya habrá tiempo de curarlo.

Guinerva coge a "U" de la mano para guiarlo y llevarle a la bodega, y el esclavo, mansamente, es llevado por ella hacia dentro. Una vez que todas y "U" están dentro del barco, la Capitana traza el rumbo teniendo en cuenta que hay que aprovechar la noche y poder llegar de día al reino mas cercano: Jiecu.

-Desplegaremos una o dos velas, tal vez la brisa nos ayude a llegar al amanecer al siguiente reino. Hagamos algo para cenar, hay que celebrar que un esclavo de Jegii ha vencido al de Ebeq.

Pese a no tener animo de comer nada, Guinerva, la Capitana y sus dos apéndices prepararon una buena cena o desayuno, cuyas sobras fueron para los esclavos. Al poco de derramar por la rendija de la bodega los restos de lo comido, se oyó algo en el barco:

-¡Atchis!

La Capitana gritó ante el sonido:

-¿Has sido tu, Ehoac?

-No, señora, no he sido yo, pero lo he oído.

-Yo también lo he oído, y no provenía de ningún esclavo ni de mí.

-Mrrrrrmmmppph.... ¡Polizonta en barco! ¡Registro!

No hubo que esperar mucho para ver que había una polizonta en el barco: de aspecto joven, y blandiendo una gran espada, la muchacha vestía algo más tapada que las bailarinas de la Virreina de Ebeq, si bien en su rostro conserva parte de los colores de dichas bailarinas.

-¡Atrás!, ¡se manejarla, y os aseguro que os haré daño si intentáis quitármela!

La Capitana saca su espada y la blande delante de ella.

-Yo también tengo espada, y se manejarla también. Estas en mi barco, polizonta. Dinos tu nombre y a qué venias a hacer aquí.

-Me llamo Arhuge, y quería acompañar a la dueña del esclavo que ha derrotado al campeón de la Virreina de Ebeq, mi reino.

La Capitana ve que las fuerzas de la joven comienzan a flaquear.

-Y esperas que nos lo creamos, ¿no? Huele a venganza por haberla humillado ante su pueblo.

-¡No, digo la verdad!

Arhuge blande desafiante su espada, pero tiene los brazos demasiado relajados para evitar que la capitana haga una pasada por su guardia baja, haciéndola una señal en ellos y provocando que la espada grande se le caiga.

-Si dices la verdad, recuperarás tu espada al llegar a Jiecu, y partiras en el primer barco a Ebeq, ¿entendido? Ehoac, guarda la espada en lugar seguro, y preparala algo para comer: ahora tenemos otra boca mas que alimentar.

CONTINUARÁ...
29-06-2016 01:42 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 4.262
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #17
venga, sigamos adelante...
Cita:Escoltadas por la guardia de la Virreina, Guinerva y las demás, junto a "U", son escoltadas a su barco, y tras salir del reino de Ebeq, descubren que tienen a una polizonta llamada Arhuge y que lleva una espada casi mas grande que ella.

CAPÍTULO 16: FUENTE DE QUERCA

Han pasado cuatro días desde la aparición de Arhuge en el "Doble Grito", y la muchacha apenas ha aportado lo que se dice, información relevante: era una de las bailarinas medianas del sequito de la Virreina, que tiene 13 años, y por tanto, ya "sangra", y que su espada es un recuerdo de familia que ha decidido llevársela para "hacerse toda una mujer". Ha ayudado a dar de comer a los esclavos, a cocinar, a navegar... permitiendo hacer así el viaje a Jiecu más agradable.

-¿Podéis verlo?

Las palabras de la Capitana desconcertaron a todas un poco, ya que desde su sitio parecía atisbar el reino.

-Fijaos bien, hemos llegado a Jiecu.

Ocho torres equipadas con grandes lanzaarpones a modo de flechas están dispuestas por el puerto, colocadas en un espacio entre dos barcos cada una, dejando asi pocos huecos para atracar. En una de esas torres pueden verse barriles cerca de los lanzaarpones, barriles con liquido en su interior, y en seis de las ocho torres, hay gente encargada de disparar.

-Guau, vaya defensas.

Las palabras de Arhuge definen a la perfección el rigor defensivo de Jiecu, el reino de las mil defensas tal y como se lo conoce en voz baja por los reinos. El "Doble Grito" consigue atracar en una zona cerca de una torre que tiene a su izquierda, y acto seguido, la encargada de la torre baja para hacer una revisión del barco.

-Bienvenidas, extranjeras, al reino de Jiecu. Papeles, por favor.

Salvo Arhuge, las demás entregan papeles que las identifica, siendo Guinerva la que entrega su carta.

-¿Ehoac? Me suena ese apellido. Hace tiempo una mujer apellidada así estuvo aquí. Tu madre era bastante apreciada aquí, sus quesos son muy buenos.

-Gracias, agradeceré cualquier información que nos pueda llevar hasta lo que quede del barco... o ella.

-De todas maneras, tienen una polizonta, y eso acarrea una correspondiente sanción.

La capitana intercede:

-La polizonta estaba dispuesta a partir a su reino en el próximo barco que zarpase, y llevaba esto consigo.

La gran espada cae cerca de los pies de la encargada de la torre, rozándola una bota.

-¿y dice que esto es de esa polizonta?

-Así es, y se metió en nuestro barco tras ver como nuestro esclavo derrotó al esclavo de la Virreina.

La cara de la encargada deja su seriedad para mostrar una sonrisa.

-Un momento: me esta diciendo que...

-Así es. Dicen que los rumores vuelan, y que aquí llegan antes de que se digan desde donde salen.

Una cosa es cierta y bien reconocida: en Jiecu llegan todos los rumores de todos los reinos sin problemas o interferencias, es un nido de chismes bien organizado.

-Interesante. Seguro que a la Caballería de Jiecu les encantará ver al esclavo. No todos los días se tiene el detalle de conocer a aquel que ha sido capaz de provocar tamaña deserción en su reino.

CONTINUARÁ...
06-07-2016 01:19 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 4.262
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #18
vamos con Jiecu
Cita:El "Doble Grito" llega a Jiecu y Guinerva, junto a las demás, observan la fortificación del reino, el cual las recibe no sin poca hostilidad, y con el conocimiento de que "U" derrotó al esclavo de la Virreina de Ebeq. Ello hace que "U" sea "invitado" a que la Caballería de Jiecu le conozca.

CAPÍTULO 17: ENEMIGAS ADECUADAS.

Jiecu es un reino dado a reverencia a sus "diosas", concretamente a cuatro: Suuco, diosa del agua, Jabai, diosa del fuego, Rofau, diosa del aire, y Baadi, diosa de la tierra. Estatuas, nombres de calles o a plazas donde no faltan referencias a ellas, y varias edificaciones que por sus colores, representan lugares de adoración a alguna diosa en concreto. Guinerva y Kumeri observaban como Jiecu era creyente en algo que en Jegii... se ignoraba por completo.

-Vaya, así que en este reino tienen sus diosas.

-Una por cada elemento, Eohac, por si no te habías dado cuenta.

"¡Es cierto!", piensa Guinerva ante la frase de la Capitana: cada diosa representa a un elemento que solo aquellos a los que se les despertase, podrían usarlo mágicamente, es decir, agua, tierra, aire y fuego.

-Debieron ser formidables para adorarlas de ésta manera.

-Puedes estar segura, Kumeri, y debieron trabajar muy bien juntas, ya que se decían que formaban buen equipo, usando sus habilidades... hasta que desaparecieron.

-¿Desaparecieron?

-Si, pero es una larga historia. Fijaos, ya se ve el edificio de Caballería.

Un majestuoso edificio de colores cobre y azabache se yergue ante Guinerva, Kumeri, la Capitana y "U", el cual luce mejor aspecto gracias a los cuidados de la polizonta Arhuge, de la cual Guinerva aprendió bastante para en el futuro, poder cuidar a "U" ante futuros golpes. Al igual que en el puerto, hay varias torres equipadas de la misma manera, repartidas por buena parte de la instalación, ya que tras el edificio, hay una amplia zona vallada para la equitación.

-¡Eh, venid a ver esto!

Ante la frase de su improvisada guía, la encargada de aquella torreta, aparecen tres damas que por sus vestimentas, parecían diferenciarse sus rangos: barras doradas en solapas de determinadas chaquetas, o rebordes dorados en botas y gorra diferenciaban a una dama de alto rango de una "soldadita rasa": De las tres, solo dos no tenían detalles dorados en sus uniformes.

-¿han hecho algo que deban interesarnos?

-Bueno, dicen ser de Jegii, y vienen de Ebeq... con una polizonta. Ese esclavo es el que derrotó al de su Virreina.

La de mas alta graduación mira a "U", dubitativa.

-¿Esto? Me tomas el pelo, ¿no?

-La aseguro que no.

La dama con tres barras doradas en la chaqueta mira a las otras y las dice:

-Veamos que hace este esclavo con nuestro Firdo. ¡Traedlo!

CONTINUARÁ...
20-07-2016 01:33 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 4.262
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #19
hostias, hostias... y hostias
Cita:Tras su llegada a Jiecu, La tripulación del "Doble Grito", junto a "U", es llevada a las caballerizas del reino, y tras una breve charla, proponen un combate entre el esclavo de Jegii y Firdo, el esclavo de las caballerizas.

CAPÍTULO 18: HISTORIA DE UNA MASACRE

Dos damas de bajo rango de caballerizas traen a un esclavo de un metro y medio, con el pelo que le asoma cortado a trasquilones y un bozal en la boca, amen de los brazos sujetos con correas. Al llegar cerca de la dama de alto rango, quitan las correas de sus brazos y el bozal, dejando al descubierto una boca llena de cicatrices y dientes afilados como punta de lanza.

-Disculpen, pero... ¿"eso" es Firdo?

La pregunta que hace la Capitana solo tiene una respuesta: la carrera salvaje del esclavo hacia "U" mordiéndole en el cuello por sorpresa, haciéndole una herida con sus dientes. "U" grita de dolor y se lleva las manos al cuello, notando la sangre salir.

-"U", no dejes que te muerda, véncele.

Las palabras de Guinerva sirven de obediencia a "U", el cual ve como de nuevo, Firdo se prepara para una nueva acometida... pero esta vez se encuentra con las manos de "U" aprentando su cabeza, para luego alzarlo y de manera súbita, atraparlo por las piernas y golpearle una vez contra el suelo. El golpe es tan aparatoso que se oye crujir el suelo.

Firdo se queja de dolores en su espalda, pero sigue adelante, en esta ocasión, buscando morder las piernas a "U", el cual le responde con patadas en costillas. Sin embargo, "U" no puede evitar que Firdo le muerda en la pierna derecha, haciéndole gritar.

-¡"U", puedes con él, no dejes que te muerda!

"U" suelta varios manotazos con la mano a Firdo, apartándole de su pierna mordida, y antes de que Firdo pueda reaccionar, le agarra por el cuello y se lo rompe, en un ataque de furia. El esclavo de las caballerizas de Jiecu queda inerte tras el chasquido de su cuello, cayendo al suelo tras dejarle "U" caer. Las caras de las damas de bajo rango, por no hablar de la dama de alto rango, son descriptivas de su sorpresa.

-¡Lo has logrado, le has vencido!

"U" se queda quieto, viendo a Guinerva... hasta que se desmaya. Kumeri y la Capitana sondean a "U" para averiguar que le ocurre al esclavo, dándose cuenta de que los dientes de Firgo no eran dientes cualquiera, sino dientes llenos de infecciones.

-¡Necesitamos una curandera, y la necesitamos ya!

CONTINUARÁ...
28-07-2016 04:14 PM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 4.262
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #20
un secreto revelado he
Cita:El enfrentamiento entre Firdo y "U" se produce, venciendo el esclavo de Jegii tras una dura pelea en la que "U" queda herido por mordeduras del esclavo de las caballerizas, llegando a pedir una curandera al caerse "U" al suelo después de matar a Firdo.

CAPÍTULO 19: FRENTES ENVIDIABLES

Al cabo de un rato, una joven Curandera, de no mas de 10 años, acudía corriendo a las caballerizas, viniendo a posteriori otra curandera, algo mas mayor, con pelos ya algo blancos de haber sido rubia en vez de canosa, y con muchas mas arrugas en manos y en rostro, a un paso mas lento y con un jubón o bolsa mas grande que el de la joven de antes.

-¿cual de los dos es el que hay que atender?

-Este, el otro esta muerto.

La joven mira las heridas de "U", y de su pequeño jubón saca una minicantimplora, abriéndola para echar agua en las mordeduras que "U" tiene en el cuello y en una de sus piernas, provocando un gruñido de dolor en "U", que abre los ojos, pero no se mueve, o no parece moverse. La sangre de dichas heridas había quedado casi seca, hasta que el agua derramada por la Curandera hace que la sangre vuelva a salir, si bien menos que antes.

La Curandera anciana saca de su gran jubón unos trapos y unos frascos llenos de una especie de crema o ungüento de color ocre cuyo olor al abrir los frascos... era agradable, la verdad.

-Pasa el ungüento por las heridas, y también por los trapos. Cuando termines de pasarlo en las heridas, ponlo en los trapos y aplica los trapos en las heridas.

-Si.

Guinerva y las demás observan como la joven se aplica en el uso del ungüento y de los trapos, usando una especie de resina para unir los trapos a la piel, algo que hace gruñir a "U", pero de manera leve. Nunca en Jegii habían visto trabajar a gente como las Curanderas, gente que sacrifica sus bienes y sus carreras en Jiecu para curar a cualquier esclavo de cualquier casa que este herido. Reciben anualmente una cantidad en función de cada esclavo curado, pero administrada por una de las "secretarias reales" del reino, ya que la actual emperatriz de Jiecu... tiene un año de vida, muriendo su madre y emperatriz en el parto, quedando el reino sin consorte que rija los destinos de Jiecu. La consorte de la emperatriz murió en un viaje de recreo hacia unas tierras que ahora son conflictivas: las mareas juskreuw, o las "mareas de sangre".

-El esclavo debería moverse, pero necesitara vuestra ayuda. Os tocara llevarle sobre vuestros hombros un buen rato, pero si el ungüento hace efecto y le dais algo de comer o beber, podrá caminar por si solo al dia siguiente. ¿asi es como os divertís ahora, matando esclavos?

-Contén tu lengua, Curandera. Limítate a curar al extranjero, que ha vencido a nuestro Firdo en buena lid.

La Curandera anciana mira a "U", y de repente mira a Guinerva.

-¿de donde venis?

-Somos de Jegii, veníamos desde Ebeq para buscar respuestas sobre un naufragio.

Pensativa, la Curandera mira a Kumeri y a la Capitana, y recuerda lo que vio tiempo atrás:

-Hace tiempo vino un barco de Jegii, transportaba quesos, si mal no recuerdo, y la gerente de ese barco hablaba con una de las secretarias reales. Ella y la antigua virreina tenían buena relación, amistosa, desde luego.

Guinerva estaba nerviosa: ese barco era de su madre consorte.

-¡Esa es mi madre! Bueno, al menos lo era: sabemos que hubo un naufragio.

-Conozco a la secretaria real con quien habló ella, pero teneis que venir conmigo y con Keisheis a nuestra humilde morada, donde al menos vuestro esclavo tendrá un lecho blando para descansar.

CONTINUARÁ...
03-08-2016 01:48 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 4.262
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #21
una revelacion
Cita:Herido por las mordeduras de Firdo, "U" cae al suelo y es atendido por dos Curanderas, una muy joven y otra bastante anciana, que aplican ungüentos y emplastes al esclavo vencedor. La anciana asegura haber visto un barco y una mujer de Jegii, que podría ser la madre consorte de Guinerva, antes de desaparecer.

CAPÍTULO 20: DAÑOS HIRIENTES.

Tras un buen trecho llevando a "U" sobre sus hombros, Guinerva y Kumeri, escoltados por la Capitana y su tripulación, y guiadas por las Curanderas, llegan al hogar o sanatorio de esclavos que ellas tienen en esta parte de Jiecu: cerca de la puerta hay una especie de cuadrito clavado en la pared con el dibujo de una cama y unos grilletes en ella, asi como una especie de cruz azul pintada bajo la cama.

-Hemos llegado. Veamos si hay cama libre.

Al entrar al lugar, luces de velas iluminan tenuemente el lugar, habiendo una por cada esclavo tendido sobre un camastro. Según se van moviendo por el sitio, pueden ver heridas sufridas por todos y cada uno de ellos: quemaduras, provocadas por hierros candentes usados para marcar reses o ganado o barriles de liquido fermentado, cortes o amputaciones parciales de brazos, piernas, o de la zona genital, dedos rotos, piernas con huesos saliendo de rodilla o de despellejamiento de la piel de las piernas... todo un festival del horror.

-Pero como es posible...

La anciana mira a Guinerva y la responde:

-Niña, este es el precio que pagan los esclavos por ser caprichos de niñas malcriadas, o mujeres que no sabían lo que querían a la hora de imprintar a un esclavo. Niños, hombres... no importa la edad que tengan, son esclavos hasta su edad limite... si es que llegan.

La Curandera joven aparece con una vela, y habla con la anciana:

-Maestra, hay un camastro libre, se puede colocar ahí.

-Muy bien, busca algo para comer, necesitara recobrar fuerzas, pero antes, deja la vela en la mesita del camastro.

-Si, Maestra.

Tal como vino la Curandera joven, se marcha, dejando eso si, la vela que llevaba en una mesita algo alejada, cerca de una ventana desde la cual, se veía la luna menguante.

-Llevadle allí.

Guinerva y Kumeri llevan a "U" hacia el camastro, con la cara aun de sorpresa al ver algo que nunca habían visto en Jegii, ya que allí no había sitios como este que supiesen. La poca luz que generan las velas revela que el edificio no esta en muy buenas condiciones que digamos: grietas en paredes y suelos, tejado con agujeros...

-Nunca... nunca he visto algo asi en Jegii.

La anciana escucha a Guinerva, y se acerca a ella.

-Vigila si se mueve. A veces hacen cosas que hacían cuando estaban en su lugar de nacimiento y esclavitud. Ahora vuelvo.

Guinerva ve a la anciana marcharse, y después, mira a un sudoroso "U", el cual tiene una mueca de dolor en su rostro.

-Kumeri... ¿crees que sabremos algo de mi madre? Esa mujer dice que conoce a alguien que la vio antes de... ya sabes.

-Es posible que haya alguna pista. A ver a donde nos lleva. ¿crees que "U" aguantará?

-Eso espero. Ha demostrado ser todo un luchador, y eso que no le he enseñado nada, que vergüenza.

-Deberias enseñarlo, su instinto puede ser bueno, pero sin algo de practica... puede ser presa fácil de esclavos mas disciplinados.

La anciana aparece con una mujer madura, con piedras verdes sobre su cabeza rasurada y vistiendo túnicas y ropajes verdosos, llevando un anillo color rojo fuego en el dedo anular de su mano derecha. La Curandera se arrodilla y anuncia a la persona que va con ella:

-Ella es Zaobe, una de las "Emperatrices auxiliares" del reino de Jiecu.

Tras un silencio incomodo, es la propia Zaobe quien lo rompe:

-La Curandera me ha dicho que venis de Jegii, ¿cierto? Yo tengo una amiga allí, estuvo hace poco aquí, en Jiecu.

Guinerva se presenta indirectamente:

-Era mi madre consorte, venimos para conocer cual era su paradero donde se supone que naufragó.

-Guinerva... eres tú. Ella hablaba de ti. Acompañame, tengo algo de ella que seguro que querria que lo tuvieses.

CONTINUARÁ...
17-08-2016 01:39 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 4.262
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #22
sigamos, por dios
Cita:Guinerva y los demás dejan que "U" repose en uno de los camastros que hay en el lugar donde las Curanderas se encargan de cuidar y curar a esclavos heridos, conociendo allí a Zaobe, una de las emperatrices que gobiernan Jiecu. Zaobe conoció a la madre de Guinerva y tiene algo que desea entregar a la joven.

CAPÍTULO 21: HUELLAS QUE SIRVEN DE GUÍA.

Zaobe y Guinerva salen del lugar donde "U" y otros esclavos curan sus heridas, y se dirigen a una pared de color turquesa, de la cual Zaobe toca tres grietas que hay muy juntas unas de otras. Al tener los dedos en esas grietas, parte de esa pared se mueve, para sorpresa de Guinerva.

-Es mi escondite. Entremos.

Guinerva es la primera en meterse, y detrás, Zaobe, que cierra la puerta desde dentro. Guinverva observa el mecanismo interno que permite cerrar la puerta sin ruido alguno, algo muy sofisticado. En Jegii tendrían envidia.

Una vasta sala con una cama, unos estantes llenos de libros, unas fotos o retratos de emperatrices anteriores, y varias sillas. Todo ello iluminado por varias lámparas que arden con grasa de ballena, de ahí que la sala no huela muy agradablemente.

-Disculpa el olor, pero así mantengo esto con luz. Ten, tengo esto.

Zaobe se acerca a un libro, de color rojo, y con el texto en portada: GUIA DEL MAR.

-Toma, es tuyo, ábrelo. Tu madre escribia sobre rutas y sendas por el mar. Imagino que tendría una copia.

Guinerva toma el libro de manos de Zaobe y aparece una imagen de ambas abrazadas dibujada a lápiz, pudiendo reconocer los rostros de su madre y de Zaobe en las figuras.

-Eramos... amigas, sobre todo. Tu madre siempre ha sido fiel a tu otra madre.

-Vaya, no se... no se que decir.

-Ella decidió no decir nada, yo acababa de ser nombrada como una de las emperatrices y me aficionaba a ver el puerto y los barcos. Su dominio del agua me tenia fascinada, era única.

-¿de veras?

-Si, créeme, ella sabia como controlarla, de ahí que me sorprenda su naufragio.

Guinerva mira el libro, viendo dibujos de mapas hechos a mano por su madre, y en algún que otro lugar hay cruces, y un texto: "CONSULTAR PROFECIAS ENILS".

-Disculpe, ¿Qué es esto que hay escrito?

Zaobe se acerca, mira, y sonríe.

-Ah, es un viejo cuento para niños, sobre las Enils y el fin del mundo. Tu madre no creía que fuese un cuento.

CONTINUARÁ...
07-09-2016 01:28 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 4.262
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #23
uf, cuanto tiempo...
Cita:Guinerva es llevada al escondrijo privado de Zaobe, la cual la entrega una guía del mar que la desaparecida madre de la muchacha de Jegii realizó, señalando varios puntos en él haciendo referencia a un viejo cuento infantil lleno de profecías en referencia a las Enils.

CAPÍTULO 22: ILUSIÓN FELIZ.

Guinerva y Zaobe salen del lugar tan sigilosamente como entraron, tratando de evitar así preguntas indiscretas de la Capitana o de Kumeri, la cual permanecía mirando a "U", el cual ya había dejado de temblar, a su regreso al hospicio donde los esclavos heridos duermen o tratan de dormir.

-¿está mejor?

-Eso parece. Tendremos que pasar la noche aquí: tenemos jergones preparados... con un inconveniente.

-¿cual?

-Tendremos que dormir dos en cada jergón, espero que no te importe.

-No, para nada.

-De acuerdo.

Así, Guinerva se coloca a la izquierda de Kumeri, protegiendo bajo su vestido la guía entregada por Zaobe, la cual se fue a su aposento privado, mas cercano y confortable a lo que las demás y los esclavos tenían que usar para dormir.

-Descansemos, mañana veremos si "U" esta curado.

Los ojos se cerraron para Guinerva, la cual tuvo un sueño de lo mas desalentador: grilletes y cadenas cobraban vida propia, y fuego, aire, tierra y agua se combinaban en una figura con el rostro de su madre, la cual reía como si estuviese de fiesta, alzando las manos que movían grilletes y cadenas, atrapando a la joven... que despertaba con sudores frios.

-¿estas bien?

-Ha sido... una pesadilla.

-Vaya, espero que no sea con esclavos oliendo mal, por que el olor no es soportable.

En efecto: el olor dejaba el aire casi irrespirable dentro de ese lugar.

-Sal, tenemos el desayuno fuera.

CONTINUARÁ...
28-09-2016 01:34 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 4.262
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #24
sigamos,
Cita:Tras tener una pesadilla en la que salía su madre, Guinerva despierta sobresaltada. Ahora solo queda por ver si "U" esta recuperado y volver a surcar los mares, ahora que Guinerva tiene un mapa de donde podría haber ido su madre antes de naufragar.

CAPÍTULO 23: DEMONIOS DURMIENTES.

Olía bien el desayuno, o al menos, desayunar fuera. El sol lucia majestuoso en el cielo y si bien se notaba el olor del hospicio, la comida lograba atajarlo debido a las especias aromatizantes.

-Esto no solo huele bien, sino que sabe bien.

-Gracias, es fácil de preparar y no cuesta mucho reunir los ingredientes: semillas de trigo, leche y algo de carne poco hecha.

Kumeri entró al hospicio para volver cargando a "U". El chico parece haber recuperado movilidad en pierna y no parece tan débil como cuando llegó.

-La medicina parece haber funcionado, ya que "U" ha movido las piernas como yo las movía, sin cojear.

-"U", ven.

Al oir a Guinerva, el esclavo se aparta de Kumeri para colocarse frente a su ama. Huele mal, pero eso puede cambiarse.

-Hueles mal, pero no te culpo, ha sido una noche larga. Ten, come.

Guinerva da un plato de comida a "U", el desayuno, y él lo devora como quien come su ultima comida.

-En Jegii, eso estaría mal visto, Ehoarc.

La Capitana es la que suelta esa frase, que Guinerva no tiene problemas en responder:

-No estamos en Jegii, Capitana. Me da igual como se vea, es mi esclavo y necesita comer.

-Tu misma, pequeña, tu misma.

Ese tono de soberbia irrita a Guinerva.

-¿tiene algún problema conmigo, Capitana?

-El único problema que tengo es que aun no hemos salido de aquí hasta el ultimo confín del mundo... y que estoy harta. ¿satisfecha?

-Bueno, lo estaré cuando lleguemos al final del mundo. Lo mismo vemos Enils.

-¿Enils? ¿Enils dices? Jajajajajajaja... Estas peor de lo que creía.

CONTINUARÁ...
26-10-2016 01:17 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 4.262
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #25
retomemoslo:
Cita:"U" parece estar recuperado de sus dolencias, pero hay disputa entre la Capitana y Guinerva acerca de la ruta a seguir, estallando la tensión que hay entre ambas desde que se vieron en Jegii.

CAPÍTULO 24: JEGII ROTA

-Capitana, la reto a un duelo.

Las palabras que salían de las boca de Guinerva eran nuevas y sorprendentemente valientes, tanto para Kumeri como para la propia Guinerva, harta del menosprecio que la Capitana tenia con ella desde que se viesen en el puerto de Jegii.

-Vaya, que valiente eres, Eohac. Desde que tienes a ese esclavo con suerte, te crees muy superior, ¿no? Vale, acepto el duelo. ¿qué pasara si gano?

-Si gana, seguiremos su ruta.

-¿y si pierdo?

-Seguiremos la mía, la que mi madre dejó aquí escrita.

Guinerva enseña el libro que su madre escribiera en el libro que Zaobe la entregase, sorprendiendo a la Capitana, que ignoraba por completo la existencia de ese libro.

-Bien, bien, con que con secretismo, ¿eh? Sera interesante destrozar a tu esclavo delante de ti.

El camino hacia el puerto fue todo un espectáculo, ya que "U" era observado por ser escoltado por guardas del reino para sorpresa de la gente que veía a ellas andando a distancia la una de la otra hasta llegar al barco. Una vez en el barco, la Capitana sacaba a su joven esclavo, el cual era atendido por gente del puerto de Jiecu a ordenes de una de las guardas.

-¿y bien? Acabemos con esto ya, tengo ganas de irme de aquí.

-Nos iremos, eso seguro, pero siguendo mi rumbo y no el suyo, Capitana.

-Ya lo veremos. ¡Adelante, Dojak, a pelear!

"U" y el joven esclavo son liberados de sus correas, y el esclavo de la Capitana salta usando una patada que golpea el pecho de "U", que no reacciona al golpe y cae trastablillado al suelo. Dojak golpea en la cara con sus puños al esclavo de Guinerva con brio y ferocidad.

-¡"U", defiéndete, termina el combate!

La orden de Guinerva llega a oídos de un "U" algo descentrado, que busca parar los golpes que Dojak le da en el rostro... hasta que frena un golpe, y para sorpresa de todos, le retuerce el brazo con una fuera inusitada, oyéndose el ruido de los huesos crujir. La cara y ojos del esclavo de Guinerva es todo un retrato del sufrimiento, y cuando Dojak trata de usar el otro brazo, "U" se agacha para tratar de tumbar al esclavo de la Capitana estirándose hacia él, lográndolo tumbar. Sin embargo, a diferencia de Dojak, no golpea su rostro: simplemente le muerde la nariz hasta lograr arrancársela y a pesar de que Dojak quiere apartarle con el brazo que tiene sano, solo consigue tenerlo roto por otro gesto de "U" con sus brazos. Dojak patalea buscando zafarse de "U", pidendo clemencia... pero no la hay.

-¡Ehoac, párale, le va a matar!

Guinerva sonreía ante la frase de la Capitana viendo a su esclavo machacado por alguien que no había sido entrenado para pelear anteriormente. "U" escupió la nariz de Dojak, y dejó de apoyarse en él, dejando al esclavo de la Capitana levantarse poco a poco, sin brazos que mover... hasta que "U" hace algo insolito: le coge de las piernas, lo levanta al aire, y le golpea dos veces contra el suelo del puerto de Jiecu, haciendo que salga mas sangre de su herida de la nariz... y sin consciencia.

-Lo ha destrozado, "U" ha destrozado a su esclavo.

La Capitana esta atónita ante lo que ha visto: su esclavo no perdió ningún combate... hasta ahora.

-¡No puede ser, ha sido suerte, es imposible! ¡Dojak, que te ha hecho!

CONTINUARÁ...
09-11-2016 02:31 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
Enviar respuesta 


Salto de foro:


Usuario(s) navegando en este tema: 1 invitado(s)

Contáctanos | HYPE BEYOND | Volver arriba | Volver al contenido | Versión Móvil | Sindicación RSS