Twitter
Enviar respuesta 
Momone os presenta... "U" (historia capitular 100% original)
Autor Mensaje
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 3.875
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #1
Momone os presenta... "U" (historia capitular 100% original)
Cita:Bienvenidos todos/as a una nueva experiencia lectora, en la que os invito a entrar en un mundo donde la fantasía, la magia, y quien sabe si brujería, os llegue al corazón, cabeza, dedos, pulmones... o a donde sea. Espero que os guste esta historia, que ira por capítulos, donde conoceremos a "U", su protagonista... y el mundo en el cual le ha tocado vivir.

PRÓLOGO: NACIMIENTO EN LA CASA JADE.

Era de noche cuando la ultima persona a la que esperaban en aquel magno y elegante dormitorio, llegó dejando un aroma a sudor: sus ropas, remiendos de trajes de cuero y piel desgastada por el uso revelaban que era su uniforme habitual, y las personas que las parejas de todos los reinos y parajes del mundo no querían nunca ver: la recolectora. Las recolectoras estaban expectantes para saber el resultado de los nacimientos, debido a que las leyes que rigen en buena parte de los reinos con respecto a los nacimientos, determinan que si la recién nacida es niña, recibe todo tipo de parabienes, mientras que si es niño... debe ser entregado inmediatamente a la recolectora.

-¡Empuja, mi amor, ya casi está!

La pareja de la parturienta anima a la futura madre a dar el ultimo empujón al fruto de la pasión permitida entre ella y su esclavo, con permiso de su pareja: Ambas querían ser madres, y la futura mamá eligió a su esclavo, Zoh, para ser inseminada y quedar embarazada. Zoh es un esclavo joven, ya que tiene 24 años, y aun le queda vida por delante hasta llegar a los 50 años, edad en la que los esclavos son obligados a matarse al no tener el vigor y la fuerza necesarios para seguir con las tareas que sus dueñas les mandasen. La futura madre ya tiene a su criatura fuera del cuerpo, llorando, señal de que vive, y la doctora corta el cordón umbilical, examinando el sexo del bebe... descubriendo que tiene que trasmitir una mala noticia.

-Señoras, debo decirlas que... ha sido niño.

Las caras de la que ha sido madre y de su compañera no pueden estar mas tristes: con ojos llorosos y muestras de cariño entre ellas, no pueden nada mas que ver desconsoladas como su bebé, un niño, es entregado a la recolectora, que lo lleva llorando en el cesto preparado para ello. Rauda y veloz llevando al bebe en su mano derecha, la recolectora recorre pasillos y puertas hasta dar con la salida de la casa, un palacete de color de Jade en el exterior, salvo en el tejado, de color negro azabache. Una vez fuera, la recolectora sube a su carro y colocando el cesto del niño a su lado, azuza a los caballos para que se muevan rumbo a lo que ella considera su hogar... y el futuro refugio del niño, si sobrevive a ello.

-Bienvenido al mundo, pequeño esclavo. Veremos si sobrevives a él antes de que llegue tu hora.

Después de pasar por otro reino y sin conseguir niños a los que llegar al campamento, finalmente la recolectora se mete en la senda que la lleva por el camino que tras pasar dos arboles y tres riachuelos mediante puentes, el carro llega a su destino: una puerta que antaño viera momentos de gloria y que ahora esta oxidada por el paso del tiempo.

-¡Abrid, traigo un niño, del reino de Jegii!

La puerta se abre hacia dentro, revelando varios esclavos echados al raso, cerca de un gran fuego para mantenerse calientes: varios eran jóvenes y otros ya tenían barba poblada, pero sin canas. Un espeso olor a carne podrida llega a las narices de la recolectora, que entra con el carro viendo como un esclavo esta atado a un árbol a modo de castigo, mientras que otros llevan untado en la espalda algo viscoso y de color ocre, linimentos que curan espaldas castigadas por el látigo de las dueñas de éste campamento, las hermanas Hujihi. Una morena, otra pelirroja, nacidas de diferentes madres pero del mismo esclavo, las hermanas Hujihi se hicieron célebres por ser diestras en las marcas que dejaban a los esclavos con sus látigos de cinco colas, las únicas que los usan, pese a que otras lo usan de 9 o de una sola cola. Jujude, la pelirroja, se acerca a su hija, Widoju, para ver lo que trae en el cesto: un niño que no ha parado de llorar en el camino.

-¿De la casa Jade?

-Si, tendrías que haber visto sus caras de tristeza al ver lo que habían tenido.

-Que las den, tienen a... como se llamaba... ah, si, Zoh. Con el tiempo podrán quedarse preñadas y tener hijas ricas a las que amar o mimar. Lleva al niño a Kuhaku, tu tía, y dila que prepare leche de cabra y biberones: habrá que alimentarle. Yo traeré el blandiacero.

El blandiacero: el blandiacero era un mineral que las recolectoras sabían manejar, y que lo usaban para colocarlo a los esclavos cuando eran bebes. Blando pero duro al mismo tiempo, el blandiacero se calentaba lo suficiente para que se acoplase a la cabeza de los bebes, y una vez colocado, se introducen varios clavos del mismo material en la superficie frontal del blandiacero: la clave para tener a los esclavos bajo control. Los clavos, al igual que los esclavos y el blandiacero, van adaptándose a medida que el esclavo crece, llevando toda la vida tanto la placa como los clavos. De momento ninguno ha tenido la tentación o ganas de arrancársela, y de intentar hacerlo, seria como arrancarse parte del cráneo y firmar una sentencia de muerte atroz. Widoju ya esta en una especie de caseta donde su tia Kuhaku mira al niño.

-¿tiene nombre?

-No, pero habría que darle uno. Jujude ha dicho que...

-Puedo imaginarme que habrá dicho, buscare una cabra para ordeñarla a estas horas. ¿no puedes hacerle callar al crio? Dale de mamar aunque no tengas leche.

-Es un recién nacido, y a saber si será de los que les guste mamar.

-Hazle callar, al menos hasta que llegue tu madre.

Al cabo de unos segundos la puerta de la caseta se abre con Jujude llevando la tinaja del blandiacero y una pequeña mesa.

-Pon al niño en la mesa.

Widoju coloca al niño desnudo en la mesa: aun tenia sangre de su madre tras el parto, ni siquiera fue lavado. No es la primera vez que pasa... ni tampoco la única. Asi es la vida de las recolectoras de niños. Jujude usa un cazo para coger de la tinaja parte de blandiacero, colocándolo en la cabeza del niño, cayéndole unas gotas, para después soltar una parte algo mas grande sobre la cabeza del niño. Widoju, con sus dedos enguantados, ayuda a delimitar la placa de blandiacero, la cual cubrirá parte de su frente, su cabeza y su nuca. El pequeño sigue llorando sin parar.

-¡vaya pulmones que tiene, no para!

-¿tienes los clavos, mamá?

-Si, aquí los traigo.

Tres pequeños clavitos son sacados de un bolsillo de su uniforme de domadora de esclavos, mientras que Widoju trae un martillo de cabeza mediana.

-No, trae el grande.

A sugerencia de su madre, Widoju trae un martillo de cabeza algo mayor que el que tenia antes, y se lo entrega a su madre. Jujude coge el martillo y comienza a clavárselo al niño en el lateral izquierdo de su cabeza, y para fascinación de su madre, el clavo entra sin problemas en la cabeza del niño. Después, coge otro clavito y lo clava en el lateral derecho de la cabeza del niño, y para terminar, clava el tercer clavo en la parte alta de la frente del niño, causando una sorpresa insolita: el niño deja de llorar, para poner una cara como de asutado, sorprendido, y eso que es solo un bebe.

-Fijate, que cara se le ha puesto, como si viera a un fantasma. ¡Uh, uh!

-Widoju, me has dado una idea para ponerle nombre al niño: le llamaremos... "U".

"U, es corto, sonoro, y de solo una letra", pensó Jujude, la cual comunicaría a su hermana el nombre del nuevo esclavo cuando volviese con un biberón de leche de cabra.

CONTINUARÁ...
16-02-2016 01:34 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 3.875
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #2
y comenzamos
Cita:Anteriormente, hemos asistido al nacimiento de "U", en un mundo, una sociedad, donde las mujeres son las amas y los hombres... esclavos. Ahora leed como es ese mundo y lo que sucederá a nuestro protagonista... aquí, en Hypebeyond.

20 AÑOS DESPUÉS

CAPÍTULO 1: DAMA DE LA LUNA.

Ya es de día en el hogar de la familia Ehoac, y como cada amanecer y sin hacer ruido, la uníca hija de las Ehoac, Guinerva, se viste y baja con su vara metálica para hacer sus prácticas con ella, haciendo ejercicios preliminares a las clases de la Universidad de Rabuzei, a la que va en calidad de aprendiz en su fase académica. A sus 17 años, Guinerva es de las mas destacada en lo que a su especialización de guerrera se refiere, si bien su fuerte son las armas de mano, como la vara metálica, la que domina con una ligereza similar a las varas de madera de madroño de las tierras de Cefa. Vestida con el uniforme de aprendiz que deja parte de sus cabellos grisáceos al descubiertos, Guinerva ejecuta diferentes movimientos de defensa y ataque, en el jardín interior.

"Debo ser más rápida, más precisa", piensa Guinerva, la cual vé como los pajaros comienzan a moverse por los cielos de la ciudad. Aves pequeñas, grandes, madres que llevan a sus polluelos recién aprendidos a volar... pero eso son distracciones que ella en el futuro no podría permitirse: con el tiempo, sería una de las mejores guerreras del reino, sino la mejor, aunque no haya nacido dotada para la magia, como otras de sus compañeras y rivales. El sudor comienza a notarse en el traje de la joven, que todavía no tenia prometida a pesar de su edad, lo cual determinaba el grado de preferencia que tenían los amores a los estudios.

-Guinverva, ven, el desayuno esta listo.

La voz proviene de una de las ventanas de la casa que la famila Ehoac tiene en el reino de Jegii, y la voz era de Ujuci, su madre natural. La encantaba hacerse ella misma el desayuno, a pesar de tener cocineras a su servicio, algo que detestaba ya que antes de ser rica en el arte de la quesería, sabia lo duro que era moverse entre fuegos y cazos, conservando buena parte de su destreza en la cocina. Siguiendo el olor de pan recién calentado y queso derretido, Guinerva encuentra a su madre, que tiene signos de preocupación.

-Madre, ¿aún no hay noticias de mamá Weige?

-Aun no. Anoche esperé algún mensaje de ella por vía urgente... pero no vino nadie.

-Será un retraso, lo mismo el mar no esta relajado como por aquí.

-Mama Weige no solía permitirse retrasos, y siempre comprobaba el estado de la mar antes de zarpar.

Guinerva asentia: el dominio de su otra madre, Weige, sobre el mar y las aguas era notable e impresionante, al menos para ella. Si alguien sabía dominar los mares a voluntad y antojo, esa era Weige.

-Mama, dentro de un año...

-Lo sé, será un año maravilloso: una vida por vivir... y tu primer esclavo.

El esclavo: a Guinerva no le interesaba tener un esclavo, quería valerse físicamente por si misma de los enemigos a los que enfrentarse, no quería tener esclavo propio. Para ella, tener un esclavo es tener a alguien como un perro en un rincón apartado, comiendo y sin apenas hacer nada, salvo que estuvieran imprintados con tu voz.

-Mamá, yo no necesito...

-Ya empezamos. Es una tradición que al cumplir la mayoría de edad que toda mujer, sea de noble o baja cuna, tenga su primer esclavo, mas alla de que cuando lleguen las ganas y el momento, sirva para procrear.

-¿procrear? ¿también es eso obligatorio?

-Serian nueve meses de cambios tortuosos para dar luz a una nueva vida, pero bueno, no tienes que procrear con tu esclavo para ser madre, puedes ser como Weige.

"Vaya", piensa Guinerva, "Que manera mas suave de decirme que en lugar de tener bebes, puedo quedarme a mirar a ver como mi pareja lo tiene por mi".

-Desayuna, o se te hará tarde. Necesitaras lavarte un poco y cambiarte.

-Si, mamá.

"Genial, otro día mas en la familia Eohac" se dice Guinerva para si misma mientras come un trozo de pan mojado en queso fundido.

CONTINUARÁ...
23-02-2016 02:02 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 3.875
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #3
el reino de Jegii
Cita:Guinerva Ehoac se prepara para ser toda una guerrera para así desligarse del negocio de la quesería familiar que su madre natural, Ujuci, y su segunda madre, Weige, dirigen para todo el reino de Jegii. Tras practicar con su vara metálica, ella y su madre hablan sobre la tardanza de Weige en llegar de un viaje comercial, así como los planes del año que viene, ya que Guinerva cumpliría 18 años y podrá tener su primer esclavo personal.

CAPÍTULO 2: QUANTICO BURBUJEANTE.

Con poco retraso, el carruaje que lleva a Guinerva a la Universidad de Rabuzei la deja en su destino, la gran puerta de acceso a la Universidad: una gran verja resplandeciente de color rojizo enlazaba las puertas metálicas del mismo color, como si fuesen las puertas de una jaula enorme que alberga todo un amplio y vasto ecosistema donde aprendices o maestros en las cuatro ramas de magia (aire, fuego, tierra y agua) se van entrenando en sus habilidades de manejo... y los que no dominan la magia se preparan allí para combatir en terrenos adversos u hostiles, sean o no mágicos. Guinerva, como otras mas, entran por las puertas abiertas recorriendo un camino enladrillado por baldosines de color azulado claro, que según se avanza, se divide en varios senderos que llevan a las zonas del ecosistema a quienes hayan sido asignadas a tales zonas. Guinerva de momento no ha sido asignada a ninguna zona... todavía: hoy seguramente sea el dia en la cual la seleccionen para una de las zonas a practicar. Por tanto, toca seguir la senda principal que lleva al edificio principal de la Universidad de Rabuzei.

El edificio recuerda a una instalación de las tropas de las ejercito de la Reina de Jegii... pero seis veces mas grande y sin tropas que albergar: dividido en dos plantas, la planta baja es donde esta el hall, el salón de anuncios, aulas para aprendices guerreras, magas, o "mixtas" (gente que domina la magia pero también buscan ser diestras con las armas, aulas para aprendices sanadoras, escritoras, matemáticas, alquímicas.... así, como cuartos de aseo e higiene personal, un cuarto para recibir boletines o notificaciones, amen de zonas de lectura y de practicas, las cuales Guinerva evita por que son un engorro por miradas de envidia, a veces de deseo, por parte de otras compañeras o de otras que van a practicar sus artes mágicas en plan afán de superioridad. La planta superior es similar a esta, pero para las expertas, las que luego, si se gradúan, deciden incorporarse a la sociedad como guerreras, sanadoras, alquímicas... todo sea por servir en el reino de Jegii, siempre y cuando decidiesen no seguir los pasos de sus madres.

Guinerva acude a su aula, donde están todas... menos dos, las gemelas Canuba. Siempre llegaban tarde y encima, con excusas la mar de peregrinas: "nos despistamos al descansar", "no encontrábamos el uniforme"... entre otras, casi siempre por errores o despistes. De pelo castaño ambas y con unos pechos que eran envidia y deseo de casi todas... menos de Guinerva, que lo consideraba una "distracción eficaz, pero un lastre en ataque", ya que tener un gran pecho no te hace ser gran guerrera, solo ser mas vulnerable. Ella tenia buen pecho, pero no tan grande como el de las hermanas Canuba. La maestra Cuwabei, nacida y criada en Xaf, no perdonaba los retrasos, los penalizaba con castigos severos, como escribir varias veces en el bloc "no me retrasare o mis notas bajaran hasta la expulsión", o pelear contra ella hasta el cansacio o agotamiento total por parte de las castigadas.

-Señoritas, ante la nueva impuntualidad de las alumnas Jey y Ruojo Canuba, me veo obligada a someterlas a su llegada a un castigo mas... edificante. Tendremos que empezar la clase sin ellas. Emparéjense, por favor.

Guinerva busca compañera con quien emparejarse, y que al menos, este a lo que ella considera "su nivel". Normalmente suele ser la maestra Cuwabei la que la empareje con alguna descolgada que la hace sentirse "lenta" o "poco motivada"... y sin embargo, encuentra hoy para su suerte, a una de sus compañeras que podría ser su igual: Naehu Jimub, de la celebre casa Jimub de joyas e interiorismo decorativo. Naehu es experta no solo en vara metalica, sino que también es diestra con espada y hacha, la cual la hace ser rival terrible si te llevas mal con ella.

-Ehoac, espero que seas tan buena como te crees.

-Lo mismo te digo, Jimub.

Tras los emparejamientos, la maestra Curawei anuncia el arma con la cual practicaran:

-Señoritas, preparen sus varas metálicas. Recuerden las normas, toques suaves y decir "tocada" si se toca dar al rival con la vara. Si alguna no obedece, será expulsada del aula y se decidiría si hay expulsión temporal o definitiva.

Una vez sacadas las varas metálicas de sus estuches, Guinerva se coloca en posición de ataque, mientras que Naehu lo hace en posición defensiva. Las zonas de ejercicio están delimitadas para que ninguna pareja invada la zona de otra pareja, eso se considera infraccion muy grave. Tras colocarse todas las presentes, la maestra Cuwabei da su orden:

-¡comenzad!

Guinerva comienza atacando con un esquema básico, repelido fácilmente por Naehu, la cual emprende un ataque rápido que pilla por sorpresa a Guinerva, que para el primer embite, pero no logra parar con su vara los toques con la vara de Naehu en costado derecho y pierna izquierda.

-Tocada, tocada. Parecias buena, Ehoac.

-La suerte de la novata, Jimub. Sigamos.

Es Naehu la que inicia el ataque, logrando que Guinerva se defienda mejor esta vez, y provocando un contragolpe que hace que Naehu busque volver a tomar la iniciativa, hasta que la vara de Guinerva la toca rodilla derecha, brazo derecho y cuello.

-Tocada, tocada, tocada. ¿dices que parecía buena, Jimub?.

-Aun sigues pareciéndolo.

Una emisaria del reino de Jegii esta en el aula. Al verla, la maestra Cuwabei da la orden.

-Clase, parad.

La clase para y se gira para ver a la emisaria, la cual viste ropajes verde oscuro, señal de pertenencia al palacio del reino de Jegii.

-¿está aquí Guinerva Ehoac?

Guinerva blande su vara hacia al aire.

-Tengo noticias de su madre, Weige Ehoac.

CONTINUARÁ...
01-03-2016 02:27 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 3.875
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #4
veamos que pasa
Cita:Durante sus clase de aprendiz de guerrera en la Universidad de Rabuzei, Guinerva es emparejada con su posible rival Naehu, la cual es todo lo que se espera de ella y puede que mas... hasta que llega una emisaria del reino de Jegii preguntando por Guinerva, ya que al parecer, tienen noticias sobre su otra madre, Weige, la cual lleva tiempo desaparecida.

CAPÍTULO 3: FATALES BELLEZAS.

El puerto de Ioju se quedaba pequeño si lo comparamos con otros puertos del reino, como Eukagu, donde se concentra la flota visible del reino de Jegii, pero Guinerva nunca había estado en Ioju, si bien la hablaron de Eukagu como futuro destacamento si conseguia licenciarse. Durante el camino, la emisaria del reino la tendió un paño para poderse secarse el sudor del entrenamiento, y tras decir su nombre, Vucetou, y revelar en un leve gesto que las uñas de sus manos eran de color verde jade, la confesó lo que se sabia:

-Hemos encontrado restos y efectos que podrían pertenecer al barco en el cual viajaba tu segunda madre, Weige. Necesitamos que los veas para identificarlos.

-Pero Ujuci, mi madre... ella podría verlos también.

-Tu madre natural, Ujuci, ya vió los restos y quedó algo conmocionada, pero necesitamos que los veas para verificar que realmente lo que hemos encontrado son efectos o cosas sobre tu madre o el barco.

La brisa del mar se colaba en la nariz de Guinerva, la cual se bajo del carruaje con el escudo real en el que viajaban, vestida con sus ropas civiles, tras haberse cambiado antes de subir al carruaje. En una pasarela donde había atracados unos cuatro barcos, uno de ellos un carguero y otro un pesquero, había tres damas, una de las cuales, de pelo canoso, reflejaba su veteranía en el cargo que tuviese, mientras que las otras dos eran algo mas jóvenes, pero que por sus curvas, podrían ser madres de chicas como Guinerva. La dama de pelo canoso tenia un uniforme de color carne con ribetes dorados, mientras que las otras dos damas vestían uniforme similar, pero de color ocre, indicando asi que la dama canosa era su superiora. Junto a ellas había una red de pesca extendida y en ella, trozos de madera de barco, cinco grandes cajas con un dibujo negro en ellas, y dos grandes arcones, uno de ellos casi abierto. Guinerva y Vucetou caminaban hacia ellas, y al verlas, la dama de pelo canoso hizo un gesto a la emisaria a modo de saludo.

-¡saludos, Vucetou! ¿es ella la hija, Guinerva?

-Así es. Guinerva, te presento a la veterana de marina Yocedau, y estas, sus subalternas, las infantes Wiuje y Omofe.

"Infantes", pensó Guinerva, "Si tienen edad que podrían ser coronelas".

-Mucho gusto en conocerlas.

Yocedau dio la mano a Guinerva, y después, las dos infantes, siendo Omofe la que mas fuerza hizo al apretarla la mano, como quieriendo demostrar que era una mujer fuerte. Yocedau fue la que comenzó a hablar:

-Un barco pesquero, el "Bravo Bergantín", encontró en uno de sus viajes restos de un naufragio, y al parecer, varios de sus marineros reconocieron el emblema que aparece en las cajas, al parecer es el emblema familiar de la empresa. ¿lo reconoces?

Guinerva se acerca a las cajas que había junto a trozos de madera de barco y los dos arcones, y observa que al menos, las cajas conservan el emblema de la empresa quesera familiar, un queso con varios agujeros encima, 3, de manera que forman un triangulo. En las cajas se podía percibir un leve olor a podredumbre, quizá por que puede que contengan restos de la carga que llevaban.

-Si, estas cajas son de la empresa de mis madres. Reconozco el símbolo de las cajas.

-Bien, entonces... probemos con ver el contenido de este arcón, el cual esta medio abierto. Permíteme que lo abra.

La anciana veterana de marina Yocedau se acerca al cierre del arcón, colocando su mano en él. Fuego mana de su mano, fundiendo el cierre y eliminando así toda resistencia a su apertura. El olor a hierro fundido llega a las narices de Guinerva y las infantas.

-Bien, veamos que hay dentro.

Al levantar la tapa del arcón, Guinerva ve trajes que huelen a humedad y a mar, del tiempo que llevarían flotando a la deriva. Varios de ellos le llaman la atención, sobre todo uno de color ocre que Weige llevó en una ocasión que ella recuerde: en su sexto cumpleaños. Otro con las mangas con rebordes dorados la hacen recordar a la madre elegante que Weige solía ser cuando había fiestas o reuniones de la alta sociedad, la cual siempre era una de las referencias en el vestir del reino. Consciente de que el contenido de ese arcón solo podía de ser de su madre Weige, no tiene mas remedio que decirlo:

-Estas ropas son las de mi madre, Weige.

Lágrimas comienzan a formarse en los ojos de Guinerva, ya que no hay cuerpo al que honrar o enterrar, tan solo recuerdos de lo que una vez fue.

CONTINUARÁ...
09-03-2016 01:07 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 3.875
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #5
y vamos conociendo mas gente
Cita:Guinerva es llevada al puerto para determinar que lo encontrado en el mar son los restos del barco en que su madre Weige viajaba. Tras abrir uno de los arcones y reconocer el símbolo de la empresa de la familia, Guinerva no tiene dudas de que son los restos del barco, y que su madre haya yacido en el mar.

CAPÍTULO 4: "U", MI ESCLAVO.

La noche ha caído al llegar al hogar de las Ehoac, y Guinerva llega a su casa con ojos llorosos por la muerte de su madre Weige. Tras despedirse de la emisaria real Vucetou y de la veterana de marina Yocedau, que tuvo la deferencia de consolar y apoyar a Guinverva comentándola los planes de búsqueda del barco antes de presentarlos a la intendencia, al bajarse del carruaje Guinerva vio algo que no esperaba ver: Ujuci, vestida enteramente de negro y con la cara maquillada de un blanco palido, colocaba en la puerta la "señal de viuda": un cartel con un lazo negro y bajo el lazo, en letras doradas, el nombre de Weige. Es costumbre en los reinos cuando una mujer queda viuda, colocar la "señal de viuda", un cartel que indica que la mujer que habita la casa esta cumpliendo "duelo" por su esposa fallecida, el cual durará pasados siete días, los cuales la dama puede quitar el cartel, pero conservándolo en las paredes interiores de la casa, como referencia a su pasado.

-Madre, ya estoy aquí.

-Guinerva...

La joven corre hacia su madre para fundirse en un emotivo abrazo: ambas se necesitan mas que nunca, ya que lo que parecía que seria una familia feliz, ahora ha dejado de serlo.

-Guinerva, hay algo que necesitas saber, pero será mejor que te lo cuente dentro.

Guinerva y Ujuci entran en la casa, iluminada por varias velas y candelabros, observando Guinerva que hay una chica algo mas mayor que ella que esta sentada, con signos de llevar algo de tiempo sentada y aburrida. Encima de la mesa, tapada parcialmente con una de sus manos, hay una carta lacrada con el sello de la Universidad de Rabuzei.

-Madre, ¿y ésta quien es?

La dama, de cabellos castaños y ojos rojizos, se presenta:

-Soy Kumeri, Universitaria en fase inicial y maga en la disciplina del agua.

-Como mi madre.

Kumeri carraspea un poco y se recompone para proseguir:

-Traigo una carta entregada en persona a mi por la rectora de la Universidad de Rabuzei, la cual solo tú tienes derecho a ver.

Kumeri entrega la carta a Guinerva, la cual rompe el sello de la lacra, y saca una hoja escrita por la jovencísima rectora Quigo, que a sus 16 años se ha convertido en la mas joven rectora que haya tenido jamas una Universidad.

Querida Guinerva:

He sabido por parte de la maestra Curawei que una emisaria real del reino de Jegii ha venido a verte, y he sido informada a posteriori del hallazgo de los restos del barco en el cual tu madre, la venerada y admirada por las magas en la disciplina del agua, ha naufragado. Consciente de tu situación actual, he pensado que podría ser estimulante como parte de tu aprendizaje, ser participe, junto a una de mis mejores pupilas, Kumeri, de la búsqueda de los restos del barco donde naufragase tu madre.

Debo decirte además, que aparte de Kumeri, necesitarás un esclavo, y pese a ser aun menor de la edad recomendada para tener un esclavo personal, he recibido autorización de las autoridades del reino de Jegii para que puedas tener un esclavo personal hasta que termine tu aprendizaje. Kumeri sabe donde hay un lugar para conseguir esclavos.

Con el fin de trasmitir mis condolencias hacia ti y a tu madre Ujuci, te saluda y desea buena suerte en tu aprendizaje, la rectora de la Universidad de Rabuzei, Quigo Daihi.


Guinerva queda sorprendida por lo que acaba de leer. ¿acaso no la manda a viajar con una desconocida y con un esclavo personal como "parte de su aprendizaje"? ¿esa "mocosa", como se rumorea que se la conoce en reinos vecinos?

-Madre, quiero que veas esto. Necesito salir fuera un momento.

Guinerva sale de la casa, y comienza a respirar buscando calmar los latidos de su corazón, el cual parece que le vaya a estalla. Justo cuando su madre Ujuci pueda necesitarla... va la rectora y decide mandarla lejos de todo, como si fuese un estorbo.

"Quiere apartarme de mi madre, con la excusa de mi aprendizaje. Solo por buscar mas madera podrida y algo mas que se pueda salvar", piensa Guinerva, que mira al cielo estrellado en busca de algún detalle por parte de las diosas celestiales.

-Tu madre me ha habilitado una pequeña cama para dormir esta noche. Mañana, cuando estes mejor y mas descansada, iremos al campamento de esclavos. No esta lejos de aquí, y podras tener tu esclavo personal.

-¿has leído la carta?

-Si, y yo tengo esclavo personal, se llama Fasiaj, y tiene 30 años, le quedan 20 años mas de servicio.

-¿ha venido contigo?

-No, esta aun en la Universidad, le cuidaran hasta mi vuelta de la misión. Seré tu compañera.

CONTINUARA...
15-03-2016 01:56 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 3.875
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #6
al fin, la bestia... y el esclavo
Cita:Mas sorpresas para Guinerva: al llegar a su casa, descubre que su madre tiene compañía, una joven llamada Kumeri, la cual trae una carta escrita por la rectora de la Universidad en la que la informa de partir en busca de los restos del barco de su fallecida madre Weige, acompañada de Kumeri, dándola permiso para poder disponer de un esclavo temporalmente.

CAPÍTULO 5: EDUCANDO A UN ESCLAVO.

A Guinerva la dolia el trasero del viaje que hicieron desde casa hasta el campamento de esclavos: varios puentes que hubo que pasar, hasta llegar a un gran portón oxidado que tiene el color del oxido por bandera. Tras gritar Kumeri que vienen a por un esclavo, el porton se abre hacia dentro, permitiendo al parado carruaje entrar en el campamento de esclavos, donde en una parte del complejo, una tumba se asoma. El carruaje se detiene en una zona preparada para carros, siendo sujeta por una mayor y afeada Widoju, fruto de años dedicada a reemplazar a su madre Jujude, fallecida por causas naturales hace 10 años.

-Bienvenidas al campamento. Espero que tengan ganas de ver nuestra gran selección de esclavos. No es gran cosa, pero bueno, no es como otros campamentos, donde apenas hay esclavos.

Cierto: desde hace unos años, el nacimiento de varones para servir como esclavos había disminuido, dejando a varios campamentos de esclavos, obligando a pedir a otros reinos niños esclavos para suplir la demanda de los campamentos para poder criar a nuevos esclavos para futuras compradoras. Los niños suelen ser los mas cotizados, ya que eso garantiza una larga vida de servidumbre, mientras que los mas mayores suelen perder valor, ya que cuanto más tarden en ser esclavos, menos tiempo de servicio para futuras dueñas tienen.

Guinerva y Kumeri ven decenas de hombres semidesnudos tumbados en el suelo, todos con sus cráneos con el blandiacero pegado. Otros están de pie, en posición relajada, algunos con arrugas y cabellos canos pese a no rondar los 50, la edad limite.

-Que, que me dicen de estos, pueden ser aun útiles si necesitan... ya saben, aumentar la familia.

Kumeri le enseña la carta a Widoju, la cual manifiesta sorpresa, y posteriormente, algo de arrepentimiento.

-Oh, vaya, no pretendía insinuar que vosotras... Hum, creo que tengo lo necesario para una misión como la que os han encomendado. Seguidme.

Las dos chicas siguen a Widoju hacia una pequeña casa con maderos mal clavados y un tejado desvencijado, y tras abrir la puerta, ellas le ven: un muchacho joven, colgado por los brazos, y con marcas de latigazos en casi todo su cuerpo, señales de mucho castigo recibido.

-Muchachas, ahí donde le véis tiene 20 añitos nada menos, y no os fijéis demasiado en sus cicatrices, es fuerte y tiene mucho aguante. ¿verdad, "U"?

El esclavo no dice nada, pero se queda mirando a las dos chicas.

-Y... ¿Qué hace aquí un esclavo fuerte y con mucho aguante?

Widoju lanza una carcajada y contesta a Kumeri:

-Es la caseta del castigo, donde encerramos a los que les cuesta obedecer o se meten en problemas con otros esclavos. Esta ahí por romper una pierna a otro esclavo en una pelea, algo imperdonable. Que, ¿os lo quedáis?

Kumeri le entrega la carta a Widoju, y le dice:

-Descuelgale, nos lo llevaremos, y luego te lo devolveremos, a saber si de una pieza.

CONTINUARÁ...
23-03-2016 02:25 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 3.875
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #7
uff, que de retaso...
Cita:De la mano de Kumeri, Guinerva llega al campamento de esclavos, eligiendo finalmente a un joven esclavo al cual se le conoce con un simple y sencillo nombre de una letra: "U". ¿será el esclavo perfecto para Guinerva?

CAPÍTULO 6: PORTADORAS DE JADE.

Una de las cosas que mas temia Guinerva de tener un esclavo era la denominada "imprimación", o el "atado de ama a esclavo" o "atadura", como suelen decir las encargadas de los campamentos de esclavos: se hace una pequeña incisión en las yemas de los dedos de la mano derecha de la ama, y se coloca la mano sobre la placa de blandiacero del esclavo, y se recita una especie de juramento bajo el cual el esclavo reconocerá y obedecerá la voz de su ama, y será capaz de localizarla o ir en su busca reconociendo su voz, su aspecto o su olor corporal, brillando el blandiacero durante el juramento... hasta terminar el mismo, señal de que la imprimación había terminado.

Sin embargo, Guinerva y Kumeri tenían que soportar durante el viaje del campamento al puerto de Ioju el mal olor que despedía "U", el cual no había sido aseado con cubos de agua helada, como era costumbre en el campamento de esclavos ni con el jabón mas barato del reino, el cual provocaba en esclavos o en señoras o señoritas, múltiples heridas o quemazones en la piel. Tanto una como otra estuvieron tapándose las narices y bocas con las manos para poder resistir y aguantar el hedor, que la cochera tuvo que soportar con estoicisimo, ya que el aroma la llegaba a su nariz al tener al esclavo encima del carruaje, ya que los esclavos no pueden ir dentro de ningún carruaje, pese a que su ama se lo pida. La visión de barcos amarrados y de mar en calma provocó alegría en ambas, deseosas de encontrar un barco para poder seguir la ruta que el barco de la fallecida madre de Guinerva, hizo.

-Por fin, cuanto antes encontremos un barco capaz de hacer la ruta, mejor.

-Creo que la veterana Yocedau tendrá uno listo. Ioju es un puerto militar, y lo que mas necesitamos, es un barco militar.

Kumeri asiente: hace pocos meses llegaban noticias de barcos hundidos o asolados por tormentas, o por tifones, pero, si bien en menor medida o bien por silencio de la flota, se detectaron señales de piratería y saqueo. Guinerva y Kumeri se bajan del carruaje y a posteriori "U", que ve el mar por vez primera, quedándose en un principio asombrado por su extensión.

-Vamos, no te quedes quieto, muévete.

A la orden de Guinerva, "U" se mueve detrás de ella, como si fuese un perro faldero. Varias infantes y algunas benjaminas de las tropas se colocan en posición defensiva al ver a dos civiles y un esclavo pasearse por el puerto:

-¡Alto, deténganse, están en un puerto militar imperial!

-Soy Guinerva Ehoac, estuve aquí en el reconocimiento de los restos del naufragio del barco de mi madre. Traigo esta carta de la rectora de la Universidad de Rabuzei.

Guinerva pasa la carta a una de las infantes, una joven de cabellos esmeraldas, que tras leerla, sale corriendo hasta llegar a una especie de garita de vigilancia, lugar donde suelen estar las veteranas de guardia en ese momento. Para fortuna de Guinerva, Yocedau estaba hoy en el puesto, y tras echar un vistazo a la carta, da instrucciones a la infante.

-Avisa a la tripulación del "Doble Grito", quiero ver el barco atracado en poco tiempo en el muelle 1.

La infante sale corriendo de la garita de vigilancia corriendo como una loca hacia donde está atracada uno de los mas nuevos navíos de la flota del reino de Jegii, el "Doble Grito". Su nombre es debido a que dispone de dos cañones ocultos en el frontal, de tal manera que si hay un barco enemigo del reino que esta a tiro y delante del barco... pueden llevarse una doble sorpresa por detrás. La tripulación, por el contrario, es escasa, ya que el barco es de tipo pequeño, con capacidad para 9 personas, pero tres pueden manejarlo perfectamente. La infante vuelve a la garita, y tras una breve charla, vuelve corriendo hacia donde están Guinerva, Kumeri y "U", para transmitir el mensaje.

-¡por orden de la Veterana Yocedau, acudan al muelle 1, donde estará su navío!

Con un gesto, las infantes y las benjaminas desbloquean el paso y se despiden de ellas y del esclavo con un saludo, marchando por el puerto.

-El muelle 1... ah, por ahí. "U", vamos, tenemos un barco que coger.

"U" sigue a Guinerva, y no ha mencionado palabra alguna, lo cual provoca curiosidad en Kumeri:

-¿crees que es mudo?

-Ni idea, pero mejor que no diga nada: si no soporto su hedor... como para soportarle hablar.

Después de girar por una esquina, Guinerva encuentra el barco. el "Doble Grito", así como su tripulación: dos mujeres, de aspecto algo desaliñado y una de ellas con tatuaje en el cuello, y otra, de aspecto mas arreglado, y junto a ella, un esclavo joven, que no llegaría a los 18 años, colocando cajas dentro del barco. Por los detalles de su gorra y camisa, esa mujer era la capitana del barco.

-Ese es nuestro barco, el "Doble Grito".

-¿ese? Bueno, es pequeño... pero útil. Mejor será que nos presentemos a la capitana. "U", sígueme.

Guinerva, Kumeri y "U" se acercan al barco, viendo mejor a la capitana y la tripulación: la capitana tenia el cabello castaño y arrugas en su cara que la hacían ser mas vieja de lo que es, y un busto algo grande, para sorpresa de ambas. La del tatuaje en el cuello tiene aspecto de adolescente que no tiene tiempo de cuidarse físicamente, reflejando vello en su rostro, y la otra, ya es una mujer madura cuyo cabello negro parece estar cortado por su peor enemiga y su cuerpo parece partido en dos mitades, una mas flaca y otra mas rellena.

-Disculpen, creemos que este es el barco al cual tenemos que subir. Tenga.

Guinerva entrega la carta a la capitana, la cual la lee, echa un vistazo a las chicas y a "U", y hace una pregunta:

-¿es su primer viaje en barco?

Para Guinerva si, ya que nunca antes había subido en uno, y los conocía de verlos en puertos de pequeña, cuando su madre Weige la llevaba. Kumeri fue una vez en barco, hace meses, pero era de recreo, nada reseñable.

-Yo he viajado en barco.

Guinerva se sorprende al oir a Kumeri, ya que no la hacia viajar en barco.

-Yo... yo no he viajado nunca en barco, y creo que mi esclavo... tampoco.

La capitana pone una mueca de seriedad, para soltar un "lo que me faltaba", para después decir:

-Veo que van ligeras de equipaje, lo cual es bueno y es malo. Lo bueno es que no tendremos peso extra, y lo malo... es que tenemos ropas que a saber si las quedaran bien, pero... bueno, mejor estar mal vestidas que bien desnudas, ¿correcto?

-Correcto.

-Disponemos de armas de mano en caso de ataques piratas, y somos diestras en el arte de la magia del agua. Si también son diestras en dicha magia, o en otra cualquiera, bienvenida sea la ayuda.

Kumeri lo dice:

-Soy maga en la disciplina de agua, Universitaria en fase inicial.

La capitana muestra interés.

-¿tu edad?

-21 años, señora.

-Di mas bien... "capitana". Para ti y para ella seré vuestra capitana, y no, no será un viaje de recreo ni mucho menos. ¿eres la hija de Weige Ehoac?

Kumeri niega con la cabeza, haciendo que Guinerva responda:

-Yo soy Guinerva Ehoac, y este es mi esclavo "U". No domino ninguna magia elemental, pero me defiendo bien con la vara metálica.

La capitana mira de reojo a Guinerva, y la dice:

-Tu madre tenia buena fama de dominar la magia del agua, salvando a marineros de sus barcos. Una pena su muerte... y otra pena que tengas que viajar en su misma ruta: solo faltaría que el mar se te tragase también como a ella. Subid al barco, zarpamos ahora antes de que se ponga el sol. Vuestro esclavo ira en la parte baja con el mio, Dojak.

CONTINUARÁ...
06-04-2016 01:33 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 3.875
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #8
al abordaje
Cita:Una vez imprintada con "U", Guinerva, Kumeri y el esclavo acudieron al puerto donde, siguiendo las instrucciones, debían conseguir un barco, obteniendo uno llamado "Doble Grito". Lo mas llamativo de la tripulación es que solamente la capitana va con su esclavo. ¿Dará problemas "U" durante el viaje?

CAPÍTULO 7: ERUPCIONES HISTÉRICAS

La travesía parecía no terminar nunca: cuatro horas de viaje que deparan múltiples conocimientos de como usar velas, cabos, aprovechar la magia del agua para serenar olas o baldear cubierta... y de paso, pescar algo diferente a lo que se ven en los mercados del reino, como el pez que Kumeri pescó, un pequeño Uula, pez largo y fino que al reino de Jegii no llega. Ya lo decía la capitana:

-Uula, largo y sabroso... menos la parte de la cola. Corta la cola primero para poderlo cocinar.

Era ya de noche y el barco esta detenido al echar el ancla: estrellas había en el cielo y eran muchas, quizás demasiadas. "U" y Dojak fueron alimentados con las sobras de la cena, sin protestar siquiera, ya que ambos tenían hambre, en especial "U", era la primera vez que comía algo fuera del campamento. Ninguno de los esclavos fue subido a cubierta: se les echaron las sobras del suelo hasta las bodegas. Guinerva observa un punto lejano, como iluminado en varios puntos, como si hubiera destellos cerca del mar.

-Capitana, ¿Qué es ese punto que se ve allí?

A través de un catalejo, la veinteañera capitana con el rostro curtido de varios viajes por mar, observa el lugar donde señalaba Guinerva, y sonríe:

-Ese punto es el reino de Ebeq, reino donde si todo va bien y nada lo impide, se celebrará un baile en honor a la Virreina por su cumpleaños. No creo que nos dejen pasar, ya que... bueno, no tenemos invitación.

-¿el reino de Ebeq? Pensé que era algo mas grande que Jegii.

-Nunca hay que fiarse de los tamaños de los reinos: Ebeq es pequeño, pero produce mucha mas fruta que Jegii, y carne, la que necesites. Saben administrarse y no tienen muchos problemas con los saqueos navales.

Guinerva se sintió cansada, y tenia ganas de estar en su alojamiento. Kumeri ya se había dormido y estaba también agotada de subir por el mástil y atar cabos. El sopor la hizo dormirse enseguida... despertándose tanto ella como Kumeri con un cubo de agua helada, cortesía de las dos compañeras de la capitana:

-¡Buenos días, damiselas, ya es de día!

Ni que decir tiene que la reacción ante semejante despertar las dejó en shock... hasta pasar al enfado: Kumeri inicia una maniobra de ataque, pero es lenta, ya que una de las dos marineras la para sin problemas, inmovilizándola con su brazo. Unos pasos se oyen acercarse, siendo los de la capitana, la cual va impecablemente vestida, y da su primera órden:

-Cabot, suéltala. Ahora.

-Si, capitana.

La adolescente tatuada la suelta, para alivio de Kumeri, sorprendida ante tamaña habilidad para alguien como la marinera.

-Al ser nuevas en el mar, se las ha despertado como se las hace a las novatas en su primera noche en el mar. No es agradable, pero al menos es solo un dia. Ahora prepárense para levar anclas, y fijaremos rumbo a Ebeq: tal vez sepan algo del naufragio.

CONTINUARÁ...
(Este mensaje fue modificado por última vez en: 13-04-2016 01:25 AM por momone.)
13-04-2016 01:24 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 3.875
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #9
sigamos
Cita:Tras cuatro horas de travesía, Guinerva y Kumeri ya saben lo que es estar en la mar. Después de su... "bautismo" como marineras, emprenden rumbo al reino de Ebeq, reino que esta de celebración del cumpleaños de la Virreina, a la cual se la hará un baile en su honor.

CAPÍTULO 8: JILGUEROS JUGOSOS

El reino de Ebeq refleja toda una variedad de culturas mas allá de los barcos atracados en el puerto: cada puesto de frutas, verduras, y carne están representados por gente de otros reinos, incluso del de Jegii: una dama del reino de Geón, con su guantelete gris de mujer adulta, servia verduras de su reino y de otros cercanos, como el de Cedul, rico en judías verdes. Otra, de Anuvo, ofrecia sus mejores carnes por nueve monedas de oro, un precio caro, como su carne. Para Guinerva, esos puestos le traían recuerdos de cuando oia hablar a sus compañeras de escuela de los puestos de los puertos del reino de Jegii: Muchas delicias y poco dinero para comprarlas.

-¿estas bien?

Guinerva se había quedado parada viendo las tiendas, junto a "U", el cual miraba con curiosidad los tenderetes y la gente amontonada mirándolos.

-Si... me había quedado algo... algo traspuesta.

-Date prisa, la capitana no quiere perder mucho tiempo aquí, y cuando antes salgamos...

-..."antes llegaremos". Ahora vamos. "U", sígueme.

"U" se mueve detrás de ella, como quien sigue a alguien con la mirada, guardando distancias. Desde que le sacaron de aquel campamento, el esclavo no ha dicho palabra alguna, y tampoco ha tenido ademan de hacerlo. Guinerva se pregunta si le cortaron la lengua, pero cuando abre la boca al bostezar, se le ve lengua, así que pregunta resuelta. Por contra, el esclavo de la capitana suele decir "vale", "si", señal de que sabe hablar o que al menos, tiene el don del habla. Tras subir unas escaleras, Guinerva y "U" ya están con la comitiva naval, junto a Kumeri.

-Fijaos bien, señoritas, esto es Ebeq.

Grandes plazas y avenidas interconectan toda la ciudad con diferentes ciudades, perdiéndose en el horizonte los finales del camino de una ciudad a otra. Un gran palacio de Ébano puede verse de cerca, con los blasones del reino de Ebeq colgando de sus ventanas, así como grandes guirnaldas de flores verdes y blancas por las plazas y avenidas, señal de celebración del cumpleaños de la Virreina. Tabernas, hospicios sanitarios, biblioteca, venta de armas y utensilios usados, el gran mercado central y a lo lejos, un gran Auditórium, lugar donde se hará el baile en honor de la Virreina.

-Es un reino impresionante, ¿verdad Guinerva?

-Bueno, la ciudad en si lo es.

La capitana espeta un carraspeo que zanja la conversación.

-Chicas, si alguna tiene ganas de comprar algo, que aproveche ahora o se lamente para siempre.

Ni Guinerva ni Kumeri llevaban dinero encima, ni antes de zarpar, ni ahora, que llevaban puestos los uniformes de marineras del reino de Jegii: comodos, pero de colores delatores, por el color verde oscuro de la camisa.

-Me temo que ninguna tenemos dinero para gastar, capitana.

La capitana las observa girando la cabeza, y la dice:

-Pues en ese caso, podréis ayudarnos con las compras: siempre se agradece que alguien cargue con lo que podamos necesitar... salvo que no tengas fuerzas para cargarlo todo y dejes que tu esclavito lo lleve.

Guinerva hizo ademan de poner la peor de sus caras ante esa pulla hacia la clase social de su familia, pero se relajó y contuvo su rabia: la capitana no tendría ese placer.

-Si, capitana.

Todas se dirigen al gran mercado central, llamando la atención de algunas lugareñas que no paran de decir algo relacionado con los esclavos:

-¡mirad, nuevos "Jilgueros"!

-¡si, son nuevos "Jilgueritos", a ver si alguno "pía"!

En el reino de Ebeq, los esclavos jóvenes o muy jóvenes, eran conocidos como "Jilgueros", en honor al pájaro que en muchas de las casas ameniza las tardes de sus habitantes, y como los esclavos, estaban en jaulas dedicadas para ellos. Ademas, son los favoritos de la Virreina, razón de mas para tenerlos.

-Parece que no hayan visto esclavos jóvenes en su reino. Espero que le ates en corto, Eohac.

CONTINUARÁ...
20-04-2016 12:53 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 3.875
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #10
y ya es otro capitulo
Cita:Guinerva y Kumeri conocen de manos de la Capitana el Reino de Ebeq, lugar donde estarán un breve tiempo para comprar provisiones para el viaje. Los jóvenes esclavos llaman la atención de las lugareñas, las cuales les llaman "Jilgueritos".

CAPÍTULO 9: DESNUDOS DIABÓLICOS.

Cargadas con los sacos de provisiones mas pesados, Guinerva y Kumeri paseaban junto a "U" y al esclavo de la Capitana, que llevaba con bastante esfuerzo otro gran saco de provisiones. A Guinerva no la importa llevarlo ella misma, en vez de dejárselo a "U": quería dejar claro a la Capitana que no era una "remilgada hija de acomodadas".

Ocho pasos después, las gentes de Ebeq se detienen como si se quedasen paralizadas tras haber visto fantasmas o espíritus, y no era para menos: desfilaban las bailarinas de la corte de la Virreina de Ebeq, las cuales salían del castillo en dirección al Auditórium.

-¿por que se paran?

-Se paran por verlas, son únicas, Guinerva.

Lo que decía Kumeri era cierto: solo las mejores eran seleccionadas para entrar en el sequito de las bailarinas de la Virreina. Entrenamiento, disciplina, y lo mas importante, naturalidad, no solo en palacio, sino fuera de palacio, sobre todo cuando hay que desplazarse a otros lugares o sitios. Se decía que los bailes de las bailarinas de la Virreina no eran muy aptos para publico infante, por una peculiaridad muy especial en ellas, desde las adultas hasta las jóvenes.

-Guinerva, mira sus trajes.

Guinerva ve a las bailarinas desfilar, con gorros de color salmón, asi como guantes y botas del mismo color... pero en el resto del cuerpo... hay dibujos, de colores esmeraldas y turquesa que recorren sus cuerpos desnudos, sin nada que tape pechos o pezones, por no hablar de sus sexos, los cuales carecen de vello, ya sean las adultas como las jóvenes.

-Pero... pero... ¡si van desnudas!

La Capitana no puede evitar sonreir al comentario de Guinerva, y la responde:

-Claro. Van desnudas por dos razones: para moverse mejor en el escenario... y para disfrute de todas, no solo de la Virreina. ¿acaso no estas acostumbrada a estar desnuda con otras chicas, Eohac?

Guinerva no puede evitar sentirse enojada, pero reprime una respuesta ante la mirada de pánico de Kumeri.

-Vamos, en cuanto terminen de desfilar, podremos irnos al barco y zarpar de una vez. Hay que sortear el Océano Boreal y el Estrecho de Econ para llegar a otro reino, el de Jiecu.

Jiecu. Es la primera vez que Guinerva y Kumeri escuchan ese reino, no es conocido ni en Jegii, al menos en escuelas y en la Universidad. Las bailarinas jóvenes son las que cierran el desfile, siendo dieciocho las que desfilan con porte marcial y con sonrisas en sus bocas, ya que ellas deben ofrecer felicidad y optimismo, y detrás de ellas, en porte mas serio y sin emitir sonidos de sus instrumentos, la Banda Musical de la Virreina, siguiendo el mismo ritmo que las bailarinas. Una vez que la Banda Musical se va alejando de ellas y va directa al Auditórium, la gente vuelve a recobrar su vida habitual.

-Ya han pasado todas. Vámonos al barco.

"Menos mal, este saco pesa muchísimo", piensa Guinerva, cuyos brazos ya acusan el cansancio de soportar tamaño peso. La Capitana y la tripulación aceleran el ritmo, para sorpresa de la muchacha... y de Kumeri. Poco a poco, el barco ya se ve mas cerca, y las chicas piensan que platos preparar con lo comprado por la capitana.

-Vamos, no falta mucho. ¿Qué tal el saco, Eohac?

-Puedo con él, Capitana. ¿dudaba de ello?

-No, dudaba de que para qué tienes un esclavo si haces lo que hace un esclavo.

"Otra pulla", piensa Guinerva. "Qué la habré hecho", piensa ella.

Las cinco mujeres y los esclavos llegan al barco, y suben a él, descargando los sacos y confinando a los esclavos a la parte inferior del barco. La capitana enseña un pase que había sacado previamente al embarcar, con el fin de indicar su marcha... cuando se oye algo: una explosión.

CONTINUARÁ...
27-04-2016 01:29 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 3.875
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #11
y...¡a explotar!
Cita:Las pullas entre la Capitana y Guinerva no cesan ni en Ebeq, donde son testigas del desfile de las bailarinas reales de la Virreina de Ebeq y justo cuando se disponen a irse del reino... una explosión se oye. ¿acaso Ebeq no es un reino de paz?

CAPÍTULO 10: GUINERVA Y LA IRRESPONSABILIDAD

El humo sale del lugar donde ha sucedido la explosión, y la gente reacciona asustada: al parecer, la explosión provenía del palacio real.

-Ehoac, saca a tu esclavo, yo sacaré al mío: me temo que nuestra salida se retrasará bastante.

Guinerva obedecía a la Capitana, ya que aquello era algo nuevo para ella. La joven abre las compuertas de la parte inferior del barco, y avisa a "U":

-"U", dame la mano y sal de aquí.

El esclavo, obedeciendo por imprintación a la voz de Guinerva, tiende su mano a su ama y la acompaña al exterior del barco. Se oyen otras explosiones que provocan olores a carne y madera quemada, viéndose como se mueve la tierra para apagar el fuego, así como tierra llevada por un viento hasta ahora inexistente hacia lugares donde hay casas humeantes.

-Capitana, ¿la Virreina de Ebeq tiene enemigas?

La Capitana mira a Kumeri, tras haber sacado a su esclavo del barco, y la responde:

-Como todas, querida, pero esto es nuevo: quien sea debe ser alguien que la odia... y mucho.

La gente deja de huir y de moverse hasta que ven como varias damas de la guardia del reino de Ebeq tienen presas a las responsables de las explosiones: damas de pelos negros como el hollín, vestidas de cuero oscuro, y con anillos de color rojizo en sus dedos, lucen un emblema grabado a fuego en sus piernas diestras: el de un busto femenino ardiendo en llamas. Se hacen llamar por un nombre: las Adulteraciones de Firef. Al menos ocho damas de la guardia vigilan a las seis miembras de dicho clan, las cuales no suelen hablar, ya que uno de sus ritos de iniciación es cortarse la lengua después de grabarse el emblema en la pierna derecha, pudiendo elegir hacerlo antes o después de la grabación a fuego.

-Parece que han dado con las culpables, la gente empieza a volver a la normalidad.

Una dama de la guardia de la Virreina va preguntando a la gente de los barcos, apuntando datos y nombres, tanto del personal como del barco, y motivos de la estancia en el reino: las Adulteraciones de Firef suelen ir de polizontes en otros barcos, y raramente llevan esclavos consigo. Tras interrogar a la gente de cinco barcos, la atractiva dama de la guardia se acerca al "Doble Grito":

-Papeles del barco e identificaciones, por favor.

La capitana enseña los papeles y dice algo a Guinerva:

-Ehoac, la carta, enséñasela a la dama.

-Sí.

Guinerva busca en sus ropas de marinera la carta de la rectora de la universidad y la blande a la guapa dama de la guardia, la cual la lee.

-Interesante, una joven con esclavo antes de cumplir la edad... ¿tiene nombre?

-Se llama "U".

La dama mira a los esclavos, señalando erróneamente al de la Capitana.

-¿éste?

Corrigiendo a la dama, Guinerva le señala a "U". Tras observarlo, lo único que alcanza a decir la dama es lo siguiente:

-Tiene mas heridas por latigo que el peor esclavo que tengamos en el reino. Daré parte a la Virreina.

-¿a la Virreina?

La dama mira a Guinerva algo seria, lanzándola la mas pérfida de sus sonrisas.

-La Virreina debe saber que alguien del reino de Jegii tiene un esclavo... sin llegar a la edad legal exigida. Si teníais que marcharos hoy, me temo que no podrá ser, pero tranquilas: la Virreina ha sobrevivido a un intento de magnicidio, pero seguro que os querrá tener cerca en su baile de honor.

CONTINUARÁ...
04-05-2016 01:34 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 3.875
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #12
que bonito
Cita:Al parecer, la explosión ha sido cosa de un grupo de insurgentas conocidas como las Adulteraciones de Firef, siendo reducidas y controladas por la guardia real de la Virreina. Una de ellas inspecciona los barcos, y al llegar al "Dulce Grito", la dama de la guardia queda sorprendida al saber que una joven como Guinerva tiene esclavo, conminando a ella y a las demás a asistir forzosamente al baile de honor.

CAPÍTULO 11: DEJA ATRÁS EL AYER.

Un carruaje con el emblema del escudo de Ebeq, consistente en una espada recta y un barco en su empuñadura, se detiene en el lugar donde el "Doble Grito" esta atracado. Al oir la llegada del carruaje, la capitana sale con su uniforme de gala, y sus dos marineras, luciendo sus mejores galas, pese a tener aspecto de haber tenido mejores perchas. Kumeri vestía el traje con el cual se había subido al barco, ya limpio y seco, y Guinerva llevaba el traje con el cual fue a por "U"... y se embarcó. Las jóvenes estaban nerviosas y se reflejaba en sus rostros, ya que nunca antes habían ido a un baile de honor, y menos, en un reino que no fuese el de Jegii. Un reino en el que la noche llega temprano.

Una oficial de la guardia de la reina sale del carruaje mientras Guinerva ayuda a "U" a salir de la bodega. La oficial, que lleva uniforme de gala y dos espadas en cada lado, guardadas en sus estuches, con mangos color blanco, se acerca y dice un nombre:

-¿Guinerva Eohac?

La joven responde instintivamente.

-Si, soy yo.

La oficial escruta a Guinerva con su mirada, solo para decirla lo siguiente:

-Tu esclavo puede venir. Si alguna mas tiene esclavo, mas vale que lo deje en la bodega o donde sea que los dejéis. La virreina solo quiere verlo a él.

Una mueca de rabia sale del rostro de la Capitana, que no puede evitar sacar a su joven esclavo y lucirlo ante toda una virreina. Guinerva evitaba mostrar una sonrisa burlona al ver la mueca que la Capitana ponía, mientras que Kumeri contenía las risas tapándose la boca con su mano. Guinerva lleva de la mano a "U", como si llevase a una niña pequeña. "Fascinante, parece un perro mas que una persona, y no ha hablado siquiera desde que le saqué de allí", piensa Guinerva, mientras lo lleva al lugar asignado en el carruaje para los esclavos, viendo como una oficial de la guardia sujeta a "U" con las correas.

El viaje hasta el Auditórium deja la impresión de que Ebeq es ciudad tranquila y silenciosa: comercios cerrados, gente recogida en sus casas, o los que hayan podido asistir, estarán en el Auditórium, lugar que, junto al Palacio de Ébano, luce por doquier el fuego de antorchas en sus ventanales. Solo el sonido del carruaje y de algún que otro grillo se oyen por las calles, hasta que conforme llegan al auditórium, se oye una orquesta tocar un tema, que hace hablar a la oficial:

-La batalla de Zaec.

Zaec. Una batalla que en Ebeq quedó marcada a sangre y fuego, ya que muchas soldados y damas de la guarida murieron defendiendo al reino y sus habitantes de una incursión de cuatro reinos diferentes a la vez, en un ataque combinado que casi dejó a Ebeq como reino fantasma, hasta que una tatarabuela de la actual virreina urdió una estratagema: llevar a esos cuatro ejércitos a Zaec, un lugar donde no hay nada que comer o beber, no hay vida, salvo arena... y metales fundidos y elementos oxidados que nadie sabe como llegaron o aparecieron allí, con la excusa de que allí se firmaría una renuncia o rendición. La espera fue larga, y las expertas en magia de fuego, agua, y tierra que quedaban fueron calentando el lugar y convertir el terreno desértico en una trampa letal de arenas calientes que se tornaron lava. Cuando las tropas invasoras quisieron darse cuenta, enormes ríos de lava confluían por la explanada desértica que era Zaec, abrasándolas vivas. Aquello ocurrió hace 162 años.

Guinerva observa la cara emocionada que tiene la oficial, ya que debe ser una batalla importante para dedicarla un tema o melodía para aquel evento. El carruaje va demorando su velocidad hasta llegar a un acceso al Auditórium solo para la virreina. Los caballos se paran a una orden de la cochera, y la oficial desciende del vehículo para recibir por parte de una dama de la corte de la Virreina un mensaje al oído que ninguna puede oir, y retirarse de nuevo por una puerta.

-La virreina nos espera en su palco. El esclavo tendrá que tener las manos atadas, son las normas.

CONTINUARÁ...
11-05-2016 01:26 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 3.875
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #13
ey, que no me he olvidado
Cita:Las chicas y la tripulación del "Doble Grito" se preparan para asistir al baile en honor a la virreina, en una Ebeq tranquila y silenciosa por los fastos del eventos, pese al ataque sufrido anteriormente. Lo llamativo es que la virreina quiere ver solamente a "U", y no al esclavo de la Capitana.

CAPÍTULO 12: FELIZ CUMPLEAÑOS, VIRREINA.

Un portón se abría al saludar la dama de honor de manera militar a las guardas, las cuales daban dos golpes para que las otras dos guardas en el interior, abriesen el portón. Antorchas encendidas en varias sujeciones daban algo de luminosidad a la zona trasera de acceso al Auditórium y a la derecha de la comitiva, hay unas escaleras que daban acceso a una zona alta del edificio.

-Subamos, la Virreina esta arriba.

Siguiendo a la dama de honor, Guinerva y las demás subían las escaleras, y detrás de ellas, "U", con los brazos atados por correas de cinturones. Conforme van subiendo las escaleras, mas se iba oyendo la música que sonaba y mas luminosidad se percibía en el Auditórium. Una música divina a los oídos de cualquiera que entienda de música, a tenor de lo que Guinerva y Kumeri percibían en sus oídos. La dama de honor da un golpe seco a una puerta, y ésta se mueve hacia la derecha, deslizándose: la música se puede oir de manera fuerte y poderosa y las luces llegan mas nítidas a los ojos, con colores azulados, dorados y rojizos envolviendo las paredes del escenario y el propio escenario en si, gracias a una tremenda mampara de cristal que va cambiando de colores cada cierto tiempo. En una gran butaca, sentada en el centro de la butaca de patio, esta la virreina, luciendo un peinado hacia atrás en forma de gran trenza. Lo mas llamativo y sonrojante para Kumeri y Guinerva es que la Virreina solo lleva como vestimenta dos placas doradas a juego con sus rubios cabellos, tapando lo que son sus pezones, y un leve faldón con los colores de Ebeq.

-Las visitantes del reino de Jegii, supongo.

Kumeri y Guinerva hacen una reverencia, inclinándose ante la Virreina, a modo de saludo y de respeto.

-Así es, señora. Nos dijeron que viniéramos con nuestro esclavo, o mejor dicho, mi esclavo.

La Virreina lanza una mirada y una sonrisa divertida a Guinerva.

-Cierto. Sabrás que tener un esclavo a tu edad es algo poco frecuente, por no decir... desafiante a las "Normas de las seis magas". Tráelo ante mí.

Guinerva retrocede para buscar a "U", al cual le agarra de las correas que sujetan sus brazos.

-Ven conmigo, no te pasara nada.

Obediente, si bien mostrando señales de dolor por lo apretados que tiene los brazos, "U" se deja llevar por Guinerva, entrando en la butaca de patio y siendo visto y en ocasiones, tocado por la Virreina en sus cicatrices.

-Es joven. ¿sabes su edad, chiquilla?

-No, no la sé, podría ser de mi edad, pero ha sido muy castigado, a tenor de sus cicatrices.

La Virreina se frota la mandibula y una idea le viene a la mente:

-¿crees que estaría en condiciones de pelear?

Esa pregunta sorprende a Guinerva, la cual no esperaba eso.

-¿p...pele...pelear?

-Seria magnifico para mi cumpleaños: un joven esclavo de Jegii contra nuestro mejor esclavo, todo un detalle por vuestra parte.

Kumeri reacciona antes que Guinerva en formular una pregunta temida por la dueña de "U":

-¿y si "U" ganase?

-Ah, ¿se llama "U"? Me gusta, una letra, un nombre. Si "U" ganase, aparte de fastidiar mi cumpleaños... demostraríais que los esclavos de Ebeq deben mejorar mucho en ser serviles y fuertes para su virreina, pero bueno, habrá que ver si el muchacho sobrevive. Guinerva es tu nombre, ¿verdad?

-Si, señora.

-Te recomiendo seguir a mi dama de honor hasta los bastidores del Auditórium: asi podras preparar un poco a tu esclavo antes de pelear. Daré la orden de que anuncien este combate especial en breve.

CONTINUARÁ...
25-05-2016 01:37 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 3.875
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #14
uff... vamos, vamos
Cita:Guinerva y su esclavo "U" son llevados al Auditórium para ser vistos por la Virreina de Ebeq, la cual esta en su palco presenciando los actos en su honor. Al ver a "U", la virreina piensa que el joven esclavo podría ser perfecto para que luche contra su esclavo en un combate, ante los espectadores del Auditórium.

CAPÍTULO 13: "WUT EL JUGUETÓN".

-¡ciudadanas del reino de Ebeq, un nuevo obsequio para la Virreina se ha presentado para ella... y para nosotras! ¡un combate de esclavos!

Las mujeres y niñas que hay en el Auditórium braman de euforia ante lo que la maestra de ceremonias de la fiesta en honor a su Virreina ha dicho tras el numero de luces y baile previo que tan maravilladas e ilusionadas las había dejado antes. En los suelos de los pasillos y del propio Auditórium hay petalos de flores de diferentes colores que previamente habían caído tras anunciarse tiempo ha, la llegada de la Virreina al lugar de festejos.

-¡de las lejanas tierras de Jegii llega un esclavo cuya dueña es aun joven para tenerlo! ¡un rival para el esclavo de la Virreina, el adorable pero temible... Wut el Juguetón!

Guinerva estaba nerviosa: nunca había sido entrenada para una situación como ésta, en la que su esclavo luchará contra otro esclavo... y ella tendría que evitar que muera en el intento... y lo que es peor, sin poderes elementales que utilizar para protegerlo. La música del himno de reino de Ebeq resuena al entrar al escenario, vigilado por dos damas de honor de la reina, y con los brazos atados, un enorme esclavo de casi dos metros y con algo de musculatura ganada por el entrenamiento y los años, ya que debía de tener al menos diez años mas que "U" por las canas que comienzan a verse en sus cabellos y en el vello del pecho. Por los brazos que tiene, el apodo "Jugueton" no parece referirse a que haga precisamente cosquillas a sus rivales.

-¿tu esclavo esta listo?

Las palabras de la maestra de ceremonias sacan a Guinerva de su bloqueo tras ver a Wut el Juguetón.

-Si... creo... que sí.

-Muy bien, pues le sacamos ya. ¿Cómo se llama?

-"U", se llama "U".

La maestra de ceremonias se queda pensativa por un instante... hasta que sale al escenario:

-¡y ahora, desde Jegii, el esclavo conocido como... "U"!

"U" se muestra reacio a andar, incapaz de moverse al escenario pese a toques con las puntas de lanzas en la espalda de las damas de honor de la reina, todo ello entre risas y abucheos de las damas del publico. Viendo el panorama, Kumeri le comenta a Guinerva que haga por ver primera de su "guía":

-Él solo te obedece a ti, Guinerva. Guiale... y evita una masacre.

Guinerva se acerca a "U", temblorosa y sobrecogida ante tantas personas congregadas.

-"U", ve hacia allí, y por favor, trata de ganar el combate.

-Ganar el combate... Si, ganar el combate.

"Vaya, sabe hablar", piensa Guinerva, tras oir a "U" pronunciar sus primeras palabras. Obediente, "U" se dirige al escenario mientras las correas que tenían sus brazos sujetos son retiradas para tenerlas libres. Al ver a su adversario, Wut cruje sus nudillos y se dirige con inusitada velocidad hacia "U" con los brazos libres ya de sus correas, mientras las damas de honor de la reina se retiran del escenario a toda prisa para evitar ser alcanzadas por algún cuerpo al caer o algún puño en el aire. La intención de Wut es la de "abrazar" a "U"... que de manera sorprendente se agacha eludiendo el abrazo y en una maniobra sorprendente, agarra la zona viril por encima del taparrabos, de su rival. "U" aprieta su mano en dicha zona, ganándose tremendos puñetazos en el rostro, tanto por la izquierda como por la derecha, del alto y musculoso Wut, haciéndole sangrar por un orificio nasal.

-¡Es increíble, le ha agarrado de "ahí"!

Las palabras de Kumeri hacer comprobar a Guinerva que de alguna manera, "U" denota cierta inteligencia, pues a ella nunca se le había ocurrido semejante maniobra. "U" sigue recibiendo mas golpes en su cara hasta que logra soltar su mano del miembro de Wut, no sin provocarle un alarido de dolor que hizo enmudecer al publico congregado. Wut comenzaba a tambalearse, manando sangre de la herida que "U" le hizo al soltar su glande, tirando hacia fuera con todas sus fuerzas para provocar una herida importante.

"Esta sangrando, "U" le ha hecho sangrar", piensa Guinerva al ver de lo que su esclavo es capaz de hacer. Wut trata de hacer un ultimo esfuerzo en agarrar a "U" con sus manos, pero el joven esclavo trata de zafarse con los brazos, y golpeando la pierna donde cae la sangre de la herida con su pierna buena, con el fin de tumbarlo, y tras varios golpes secos, Wut, conocido como "El Juguetón"... cae ante el publico del Auditórium... y ante su virreina.

CONTINUARÁ...
(Este mensaje fue modificado por última vez en: 14-06-2016 10:12 PM por momone.)
08-06-2016 01:46 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
momone Sin conexión
Moderador

Mensajes: 3.875
Registro en: Aug 2014
     
Mensaje: #15
Ahi, ahi, con dos coj... uy, esperad...
Cita:El combate entre "U" y Wut "El Juguetón" se ha celebrado... y el resultado ha sido inesperado: el joven esclavo resolvió sin miramientos y por la... "via rápida", el combate contra el esclavo de la Virreina, el cual yace en el escenario manando sangre por la herida en su zona genital inflingida por un golpeado "U", cuyo rostro refleja los impactos sufridos por los puños del "Jugueton".

CAPÍTULO 14: HUELLA FALSA

El publico del Auditórium esta preso del mas absoluto silencio, solo roto en alguna ocasión por bebes que al no estar acostumbrados a estar despiertos a esas horas, comienzan a romper en llanto hasta que sus madres las amamantan para callarlas. La sangre de Wut "El Juguetón" aun gotea por el escenario cayendo hacia una pequeña parte de los asientos de las espectadoras, mientras "U" permanece inmóvil en el escenario, frente al cuerpo inerte de su oponente. Sus mejillas, rojas e hinchadas, y su nariz... sangrante.

Kumeri observa como Guinerva esta presa del nerviosismo, algo normal: no todos los días viajas a un reino y derrotas al mejor esclavo de la Virreina con un esclavo al cual apenas has tratado o enseñado algo para combatir o pelear de manera disciplinada. Viendo que la Capitana no dice nada y las que están a su cargo tampoco tienen animos de decir alguna palabra, Kumeri se acerca a Guinerva al oído y la dice un consejo sensato:

-Llama a tu esclavo. Ya.

Sin pensárselo dos veces, Guinerva grita:

-¡"U", ven conmigo!

El esclavo se mueve hacia donde esta Guinerva, caminando de manera cansada y torpe. En su mano derecha hay restos de la sangre de Wut tras ese tiron decisivo en su zona genital y su rostro tiene los ojos algo hinchados por los golpes.

-Ahí vienen.

Las palabras de la Capitana son debidas a que una docena de guardias de la Virreina se colocan en posición defensiva en torno a ellas y al esclavo, al cual dos van colocándole unas correas en los brazos a modo de ataduras. La Virreina aparece, con cara de disgusto: no parece que sea un cumpleaños feliz para ella.

-Llegais aquí, el dia de mi cumpleaños, traéis a este... este... "jilguero" insolente... ahora tendré que buscar nuevo esclavo.

-Solo es... estábamos de paso, señora.

La Virreina mira furiosa a Guinerva, y se acerca a ella, apartándose las guardianas a su paso, y la sujeta la barbilla con su mano derecha.

-Mira, jovencita, te diré que harás: tu y la tripulación de tu barco os iréis de aquí ahora mismo, y llévate a tu esclavo contigo, no quiero volver a verlo mas... salvo que lo haga mio, y eso podría ser por encima de tu cadáver si quisiera. ¿entendido?

La Virreina libera a Guinerva de la mano que tenia en su barbilla y da media vuelta, perdiéndose por una puerta para volver a subir las escaleras a su palco. Guinerva esta llorando, por miedo e impotencia ante el trato sufrido.

-Ya habéis oído a la Virreina, ¡En marcha!

CONTINUARÁ...
15-06-2016 01:20 AM
Encuentra todos sus mensajes Cita este mensaje en tu respuesta
Enviar respuesta 


Salto de foro:


Usuario(s) navegando en este tema: 1 invitado(s)

Contáctanos | HYPE BEYOND | Volver arriba | Volver al contenido | Versión Móvil | Sindicación RSS